Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llamamiento a las empresas turísticas de Baleares para que incorporen a todos sus trabajadores el 1 de abril

Govern, sindicatos y patronales acuerdan que la prestación para fijos discontinuos se prorroga hasta el 31 de marzo

Imagen de la reunión de la Mesa del Diálogo Social. GOIB

La prestación extraordinaria que los fijos discontinuos están cobrando durante la actual temporada baja no concluirá finalmente el día 28 de este mes y se va a prorrogar hasta el 31 de marzo, tras el acuerdo alcanzado en este sentido con los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social, según han puesto en valor el Govern, los sindicatos y las patronales de las islas tras la reunión de la Mesa del Diálogo Social. Al mismo tiempo, todos los representantes del archipiélago hicieron un llamamiento a la «responsabilidad» de las empresas para que el 1 de abril hayan reincorporado a sus puestos a todo este colectivo, ante las buenas perspectivas turísticas existentes.

Tras la reunión de la Mesa del Diálogo Social, en la que estuvo presente la presidenta balear Francina Armengol, se destacó que la prórroga de la citada ayuda especial es clave para las islas, con una trascendencia muy superior a la prórroga de los ERTE también hasta el 31 de marzo.

En concreto, el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, puso de relieve que al cierre de enero había 60.500 fijos discontinuos del archipiélago que estaban cobrando la citada prestación extraordinaria, mientras que la cifra de trabajadores en ERTE se limitaba a 5.839, y el 57% de ellos solo se veían afectados a tiempo parcial.

El conseller destacó que la cifra de fijos discontinuos que todavía no se han incorporado a sus puestos y que precisan de esa ayuda se seguirá reduciendo durante este febrero, pero reconoció que era fundamental prolongarla un mes más, hasta el cierre de marzo, para no dejar sin cobertura a miles de estos asalariados. El mantenimiento de estas prestaciones puede alcanzar un valor de 54 millones de euros, que se sumarán a los 380 millones que ya se han pagado por este concepto entre octubre de 2021 y enero.

Respecto a lo que pasará a partir del 1 de abril, Iago Negueruela recordó que este año la Semana Santa se celebrará más tarde de lo habitual (el Jueves Santo coincide con el 14 de abril), lo que en esta ocasión debe de permitir que se concentre la reactivación de las empresas más vinculadas al sector turístico. A ello hay que sumar las excelentes perspectivas que apuntan a que la de 2022 puede ser una de las mejores temporadas de la historia.

Por ello, el conseller hizo un llamamiento al conjunto de las empresas turísticas de las islas para que en abril estén reincorporados en sus puestos de trabajo la totalidad de los fijos discontinuos, una petición que fue respaldada posteriormente por los secretarios generales de UGT y de CC OO en Balears, Lorenzo Navarro y José Luis García respectivamente, y por el presidente de la patronal PIMEM, Jordi Mora.

El vicepresidente de CAEB, Rafael Roig, también expresó su deseo de que en Semana Santa empiecen a trabajar el mayor número de empresas posible a la vista de las buenas perspectivas existentes, aunque sin ocultar que en algunas zonas de la isla va a ser difícil que se consiga en las citadas fechas.

El conseller de Trabajo insistió en que la garantía de empleo contemplada en el convenio de hostelería de las islas, que exige que los fijos discontinuos trabajen al menos seis meses al año, pero que en algunos casos ese plazo puede llegar a los siete o los ocho meses, hace necesario que estas reincorporaciones se realicen en abril a más tardar.

El representante del Govern puso en valor que desde el Ejecutivo estatal se acepte mantener un mes más esta ayuda recordando que Balears es la comunidad autónoma que más se beneficia de ella, y que se creo en septiembre de 2020 precisamente gracias a la insistencia de sindicatos y patronales del archipiélago, además de la del propio Gabinete de Francina Armengol.

La semana pasada los responsables de UGT y CC OO en Balears hacían hincapié en la necesidad de que el Gobierno central aceptara prorrogar dos meses, hasta el 30 de abril, la prestación especial que están cobrando en temporada baja los fijos discontinuos de las islas. Finalmente, el Ejecutivo estatal ha aceptado alargar la vigencia de esta medida, pero solo hasta el 30 de marzo. Eso explica que ahora la presión de estas organizaciones y del propio Govern se traslade a las empresas, para que el 1 de abril hayan completado el llamamiento a sus puestos de todos estos asalariados.

El argumento utilizado por el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, y por los secretarios generales de UGT y de CC OO en el archipiélago, Lorenzo Navarro u José Luis García respectivamente, es que el elevado valor de las ayudas públicas que los empresarios han recibido durante la pandemia permite «exigir» esa reincorporación en las fechas antes señaladas, especialmente ante las buenas perspectivas turísticas.

Los representantes sindicales sumaron a ello el esfuerzo que los trabajadores han hecho, al aceptar congelar sus salarios durante 14 meses, y reducir el pasado año de seis a cuatro meses la garantía de empleo de los fijos discontinuos. Según Navarro, «ahora le toca a las empresas estar a la altura de las circunstancias». En cualquier caso, ambos se declararon satisfechos con la prórroga de un mes para la citada ayuda acordada por Madrid.

Sin embargo, el vicepresidente de la patronal CAEB, Rafael Roig, se mostró más cauteloso al reconocer que para algunos sectores y zonas turísticas de las islas puede resultar muy difícil cumplir con la citada exigencia.

Rueda de prensa tras la Mesa de Diálogo Social de Baleares

Compartir el artículo

stats