Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jóvenes de Baleares se han situado entre los peor pagados de España

La tasa de emancipación de los jóvenes del archipiélago sigue desplomándose y baja al 16,2%

Los jóvenes de Baleares se han situado entre los peor pagados de España

Las condiciones de los empleos de los jóvenes de Baleares «no siempre son las más adecuadas para plantearse abandonar el hogar familiar: el 51,5% está sobre cualificado y su sueldo medio es uno de los más reducidos del país, de apenas 957 euros al mes». Esta afirmación la hace el Consejo de la Juventud de España en su último informe, en el que se hace la radiografía de la situación de los menores de 30 años a mediados del pasado año. El resultado es que el porcentaje de esta población que logra emanciparse no deja de caer en las islas, y se limita ya a un 16,2% de los residentes con edades comprendidas entre los 16 y los 29 años.

El documento que acaba de publicar el citado organismo destaca el deterioro que la pandemia está provocando entre la población joven, y más concretamente en la balear.

A mediados de 2018 y de 2019, el salario medio de este colectivo en las islas era el sexto más elevado en el ranking de comunidades autónomas, situándose ligeramente por debajo de la media española. En esas mismas fechas de 2020, con la covid ya en la vida de los españoles, se había bajado ya hasta el octavo lugar.

Pero a mediados de 2021, el descenso se mostró mucho más vertiginoso, y los jóvenes del archipiélago pasaron a ocupar el puesto 14, con esos 957 euros mensuales de media, ligeramente por debajo del salario mínimo interprofesional, que en esas fechas era de 965 euros. Solo tres autonomías aparecen por detrás de la balear: Andalucía, Extremadura y Canarias en el puesto de cola.

Este informe no oculta que los menores de 29 años de las islas cuentan con otros factores que les resultan más positivos, como es el tener la tasa de contratos temporales y a tiempo parcial más reducida del país, lo que supone que se trata de trabajos peor pagados, pero más estables.

Sin embargo, hay otro elemento que se pone de relieve en el citado informe, y es que Baleares se encuentra en los puestos de cabeza por lo que al precio medio de compra y de alquiler de una vivienda se refiere.

Esta combinación de bajos salarios y viviendas caras resulta explosiva, según se viene advirtiendo desde el sector inmobiliario, y explica por qué la tasa de emancipación de los jóvenes del archipiélago no ha dejado de caer durante los últimos años.

En 2006, el 39,6% de los residentes en Baleares con edades comprendidas entre los 16 y los 29 años había logrado dejar el hogar familiar y emanciparse. A finales de 2010, ya iniciada la anterior crisis, esa tasa había bajado hasta el 37,8%, para situarse en el 32% en 2016.

Esta evolución a la baja no ha hecho más que acentuarse, corriendo pareja al encarecimiento de la vivienda, y a mediados de 2019, antes de la pandemia, se situaba en un 21,1%.

La aparición del coronavirus ha agravando este problema. A mediados de 2020 la tasa de emancipación de los menores de 30 años había caído ya hasta el 17,8%, y el pasado año ese descenso la llevó hasta el 16,2%. Eso supone que en solo tres lustros se ha visto reducida a menos de la mitad.

Hay un aspecto a destacar: en el caso de las mujeres, ese porcentaje se eleva hasta el 19,9%, mientras que en el de los hombres se reduce a un 12,7%.

Pese a este desplome, la tasa de jóvenes de las islas que se emancipa sigue siendo superior a la media española, de un 14,9%, aunque Baleares ha dejado de ser la autonomía con la cifra más alta de España, y ahora se ve superada por Extremadura, Aragón, Cataluña y Madrid. En los puestos de cola se encuentran Castilla-La Mancha, Cantabria y la Comunidad Valenciana.

A estos datos hay que añadir que si se analiza la situación de los jóvenes de las islas de 30 a 34 años, un 31% todavía no ha salido del hogar familiar.

El informe del Consejo subraya que el archipiélago «se ha caracterizado tradicionalmente por ser una comunidad autónoma con un mercado inmobiliario poco permeable. Los costes de acceso a la vivienda en alquiler o a través de la compra para una persona de entre 16 y 29 años eran a mediados de 2021 los más elevados» del país.

En concreto, se pone de relieve que un joven de Baleares se ve obligado a destinar el 97,8% de su salario para hacer frente al coste del alquiler, porcentaje que se sitúa en el 82,9% si se trata del pago de la hipoteca para la adquisición de la vivienda.

Eso explica que desde el citado organismo se insista en que la mayor parte de los jóvenes solo consiguen emanciparse por la vía de compartir la residencia con otras personas o de obtener una residencia cedida por algún familiar.

Compartir el artículo

stats