Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Valverde Médico de Familia y presidente del Colegio Oficial de Médicos de Balears

«Hay quien habla de una séptima ola en Semana Santa»

«No volveré a presentarme, han sido dos años muy difíciles en los que me he comido el marrón de la pandemia» - «No conozco a ningún médico que se haya ido de Balears por el catalán»

José Manuel Valverde: "Es normal que haya fallos cuando tienes una sanidad con problemas que vienen de lejos y la pones en tensión"

José Manuel Valverde: "Es normal que haya fallos cuando tienes una sanidad con problemas que vienen de lejos y la pones en tensión" B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

José Manuel Valverde: "Es normal que haya fallos cuando tienes una sanidad con problemas que vienen de lejos y la pones en tensión" Jaume Bauzà

José Manuel Valverde (Madrid, 1956) encara sus últimos meses al frente del Colegio Oficial de Médicos de Balears (COMIB), «orgulloso» pero también agotado después de un áspero mandato marcado por sucesivas olas de covid, expedientes a médicos antivacunas y las tensiones derivadas de la ley de eutanasia.

¿Cómo está el colectivo médico seis olas después?

 Cansado. Son casi dos años prácticamente sin parar y en unas condiciones en las que no nos habíamos encontrado nunca.

Usted es médico de Atención Primaria, los que se han llevado la peor parte.

En estas últimas olas el porcentaje más grande de población atendida la hemos hecho desde Primaria porque muchos no han necesitado hospitalización. Pero no es solo la atención y el seguimiento. Hay una serie de actos administrativos asociados como las bajas, que han supuesto una burocracia brutal. Para descongestionar Primaria se pasó esa parte de las bajas a Inspección Médica, que también se saturó porque son muy pocas personas. Fue un colapso absoluto hasta que empezaron a tramitarse de manera telemática. Pero sí, la primera torta nos la hemos llevado en Primaria, eso está claro. 

Me sigue costando encajar que haya médicos que rechacen la vacuna. ¿Cuál es la explicación?

No hay ninguna. Ya no te vacunas solo por tu protección. Cuando me puse la primera dosis estaba feliz, no solo porque me protegía, sino porque mi carga viral iba a ser menor. Y en caso de contagiarme yo iba a ser menos peligroso para mi entorno y mis pacientes. En ningún momento se dijo que la vacuna iba a dar una protección absoluta, pero sí tenemos la evidencia científica de que disminuye la carga viral y por tanto somos menos contagiosos.

¿Usted conoce personalmente a médicos que no se han querido vacunar?

No, solo los casos que hemos conocido públicamente. En mi entorno no conozco a ningún profesional sanitario que no se haya vacunado. Me parece muy poco profesional.

«La mascarilla me ha protegido y me da mucha seguridad, así que no me la pienso quitar»

decoration

«Mientras haya una persona no vacunada en un país con una sanidad deficiente, habrá riesgo de una nueva variante»

decoration

¿La vacunación debería haber sido obligatoria para toda la población?

Lo ha sido en muchos países y no ha habido cuestionamientos. Estuve en Ecuador entre noviembre y diciembre y allí la vacunación es obligatoria. Aquí se ha considerado que lo idóneo era apelar a la responsabilidad de la población y por suerte la gran mayoría se ha vacunado. 

El médico negacionista de Formentera suspendido por negar la pandemia ahora está siendo investigado por la muerte de un bebé en un parto en Eivissa. ¿El Comib lo va a denunciar?

Está suspendido de colegiación y eso significa que no podía ejercer. Después de los últimos acontecimientos se ha visto lo bueno que es que los colegios de médicos velen por la calidad de los profesionales que nos van a atender. Vamos a dejarlo en manos de la justicia. Estos últimos meses nos habían llegado una serie de certificados médicos, con un número de colegiado, donde él certificaba exenciones de mascarilla. Tristemente lo último es que intervino en una asistencia en un parto a domicilio con un trágico final. 

Hay un expediente sancionador abierto contra una médico de Manacor que cuestiona la vacuna. ¿Cómo está su caso?

Es un procedimiento largo porque es muy garantista. Está en la parte final. El colegio nombrará un tribunal formado por un instructor y un secretario, y ocurrirá lo que tenga que ocurrir en función de la gravedad de los hechos.

José Manuel Valverde, fotografiado esta semana en la sede del COMIB.

José Manuel Valverde, fotografiado esta semana en la sede del COMIB. B. RAMON

¿El Govern ha retirado demasiado pronto la obligación del pasaporte covid?

El pasaporte significa que llevo las tres vacunas puestas, pero no significa que no esté infectado. Ha sido positivo porque ha obligado a la gente a que se vacunara y con eso ya estaba justificado. La gente se ha vacunado para tomarse una caña, con eso ya está.

Quizás la medida más impopular de la pandemia fue la de volver a obligar a llevar mascarilla en exteriores. ¿Era necesario?

Si me voy a pasear por el monte, o si voy por una calle sin gente, no tiene sentido. Pero yo me siento muy cómodo detrás de la mascarilla porque me siento protegido. Hay gente que, aunque ya no es obligatoria, la lleva puesta. Hablas con pacientes y te dicen que no se la van a quitar. Cuando las cosas estaban mal en la primera ola nuestra única medida de protección fue la mascarilla. A mí me ha protegido y me da mucha seguridad, y no me la pienso quitar. Y desde luego en interiores es imprescindible.

¿El final de la sexta ola va a ser el final de la pandemia?

No. Hay gente que no ha acabado de coger el tranquillo a la pandemia. Pero lo que más nos ha enseñado es lo imprevisible que es, por la propia naturaleza del virus. Se equivocaron las autoridades cuando querían salvar el verano, la Navidad y el ‘Black Friday’. Y detrás de una relajación ha habido una nueva subida. Hay personas acreditadas que auguran que detrás de la actual caída de medidas de precaución vendrá otra ola. Y hay quien habla de que en Semana Santa estaremos con la séptima. En el mundo hay tres cuartas partes de la población sin vacunar y lo que hoy ocurre en Somalia, en una semana está en todo el mundo. Mientras haya una persona no vacunada en un país con una sanidad deficiente, existirá la posibilidad de que aparezca una variante. Los virus no tienden a matar al huésped porque le necesitan. Así que con el tiempo mutan para propagarse más, pero con menos agresividad. Lo hemos visto con ómicron y es previsible que siga esa tónica si tenemos una séptima u octava ola: más contagioso, pero menos grave. 

«Hasta hace pocos días no ha habido un registro de médicos objetores a la eutanasia porque la ley se aprobó de manera precipitada»

decoration

«El final de mi presidencia coincidirá con mi final laboral, me he ganado un poco de tranquilidad»

decoration

¿El COMIB se posiciona en contra de la ley de eutanasia?

El colegio no puede posicionarse en contra de una ley. Otra cosa es que tanto el colegio como yo hiciéramos algunas declaraciones en las que pedíamos garantías con un registro en el que los médicos pudieran objetar. Hace dos días supe que ya existe ese marco legal, pero hasta ahora no existía nada que contemplara adecuadamente la objeción de conciencia pese a que la ley entró en vigor en junio, de manera precipitada porque había que cumplir unos plazos. 

¿Hasta hace pocos días un médico de las islas no ha tenido la posibilidad de declararse objetor?

No ha existido un registro hasta ahora porque las cosas se hicieron de manera precipitada. Nuestra Comunidad fue un alumno aventajado a la hora de cumplir esos plazos, pero sin poner un marco regulatorio que garantizara la objeción. Por ejemplo, no estaba contemplada la objeción sobrevenida, que es cuando un médico no se inscribe como objetor pero rechaza participar en un caso en concreto por los motivos que sea. Tampoco se contemplaba la posibilidad de que un médico iniciara un expediente, pero rechazara estar en el final del proceso. 

¿Cuál es el sentir general de los médicos de las islas con respecto a la eutanasia? ¿Augura que habrá muchos objetores?

Hay cálculos contemplados en la propia ley que estiman que entre un 20% y un 30% de médicos está manifiestamente en contra. Puede haber quien tenga un conflicto ético o religioso, pero creo que la gran mayoría no nos vamos a apuntar en ningún sitio. Sí queremos tener garantías de que en un momento determinado puedas rechazar un caso puntual o salirte de un proceso ya iniciado.

¿El requisito del catalán frena la llegada de médicos a Balears?

Hay una carencia absoluta de médicos, aquí y en el resto de España. Pero no conozco ningún caso de nadie que se haya ido por el catalán. Llevo 40 años aquí, empecé de médico en Bunyola donde en los 80 había mucha gente que no hablaba una palabra de castellano. Y me apañé para comunicarme con ellos. No creo que haya ningún médico que se empecine en no comunicarse con un paciente. Yo no hablo catalán por vergüenza.

En mayo habrá elecciones a la presidencia del COMIB. ¿Planea presentarse?

No. Yo era un vicepresidente feliz bajo el manto de Manuela García, una magnífica profesional y gran amiga. Pero le ofrecieron un cargo en la OMC y la presidencia me cayó de rebote. Han sido dos años muy difíciles en los que me he comido el marrón de la pandemia. Y con 65 años ya no tengo edad para estos menesteres. Como dice mi hija, tendría que estar criando nietos.

¿Ser un presidente accidental le ha dificultado su labor?

Teníamos una candidatura muy sólida y un programa muy estructurado, la línea estaba muy determinada. Pero han sido muchas olas y conflictos. El fenómeno del negacionismo, al que nunca se había enfrentado nadie antes. O el tema de la eutanasia, que ha levantado algunas espinas. 

¿Tampoco se unirá a alguna candidatura para seguir en una segunda línea?

En principio yo acabo. Veremos quién se presenta y votaré en conciencia como colegiado a quien me parezca en mejores condiciones de defender al colegio. Ser presidente de un colegio de médicos es un marrón; supone resolver muchas cosas, una atención permanente y prestar atención a muchísimos detalles todos los días. No es un chollo, pero he estado muy orgulloso de serlo durante dos años. Además, mi final de presidencia coincidirá con mi final laboral. Y creo que me he ganado un poco de tranquilidad. 

Compartir el artículo

stats