Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todas las vidas de Leo Frischer

Un documental sigue los pasos de un judío alemán refugiado en Mallorca del delirio nazi

El investigador Juan Pérez y el director del documental, Luis Pérez. | GUILLEM BOSCH

La historia de Leo Frischer es la de miles de judíos alemanes a los que el nazismo empujó al exilio, en este caso con final feliz. Se refugió en Esporles, donde abrió una tienda de fotos y trató de llevar una vida normal hasta que tuvo que volver a huir. Una investigación histórica ha reconstruido las vidas de Frischer y un documental las ha llevado a la pantalla. ‘L’alemany de la botiga de fotos’ se estrenará el 1 de febrero en el CineCiutat de Palma y el día 5 en la Casa del Poble de Esporles —ya están agotadas las entradas para las dos sesiones—. Ib3 Televisió, corpoductora de la cinta junto con Quindrop Produccions Audiovisuals, la emitirá el día 11.

De momento la película ha sido seleccionada para la fase final del Festival de cine judío de Punta del Este, en Uruguay.

«No queríamos hacer un documental de historia al uso, sino aportar una parte humana con testimonios que hablaran en primera persona de Leo. Jugamos con el presente, en el que aparece gente que le conoció; y también con el pasado contando su vida», explica Luis Pérez, director del documental, acerca de las dos tramas paralelas que sostienen la cinta: la vida de Frischer y la reconstrucción de la investigación histórica que ha arrojado luz sobre su biografía y su época.

Frischer, en el campo de concentración de Miranda. | L’ALEMANY DE LA BOTIGA DE FOTOS JaumeBauzà

‘L’alemany de la botiga de fotos’ está basado en la investigación de Pere Bueno y Juan Pérez —hermano de Luis—. Leo Frischer entró en su radar hace algunos años, cuando este diario se hizo eco de una investigación del Grup de Memòria Històrica de Esporles que rescató del olvido la vida de un grupo de judío s alemanes que se refugiaron del nazismo en el pueblo. Bueno y Pérez quisieron saber más sobre ellos y dieron con importantes documentos y testimonios que les animaron a redondear el trabajo con un documental.

«Hay un cambio cualitativo cuando vemos que Leo tuvo una vida después de la Segunda Guerra Mundial, en Gales. Y cuando encontramos a gente que le había conocido, no dudamos en coger un avión para ir a su encuentro», explica Juan Pérez.

Acosados por el delirio nazi, Leo Frischer y su esposa Elsa huyeron de Hamburgo en 1939 con otros dos matrimonios, los formados por Hans y Lissy Mayer-Classen, y Dalbert y Henriette Ritter. Después de dos escalas en Málaga y en Barcelona, eligieron refugiarse en Esporles. Elsa, que no era judía, había conseguido exiliarse en Reino Unido con la promesa de reunirse allí con Leo.

Experiencia como fotógrafo

El alemán, ya apátrida, tenía una tienda de fotos en Hamburgo y decidió aprovechar su experiencia abriendo el mismo negocio en el centro de Esporles. Se ganó la confianza de sus clientes y estableció relaciones con sus vecinos, pero en 1940 le comunicaron su orden de expulsión. Como demuestra la investigación, las autoridades franquistas colaboraron de manera muy activa con el régimen nazi para perseguir a judíos y otros opositores, además de intercambiarse prisioneros.

«No solo se había ocultado la historia, es que se había dado una versión contraria a lo que sucedió. Hemos contado con expertos como Carlos Hernández que además de dar a conocer la historia, luchan contra un mito de 40 años de que Franco había salvado a los judíos», subraya Luis Pérez.

Frischer abandonó Esporles y recaló en Barcelona, donde fue detenido. Trasladado a la frontera de Irún, se libró de un destino fatal, pero acabó en un campo de concentración de Miranda de Ebro durante tres años. Sobrevive, y el documental aborda los últimos años de su biografía.

‘L’alemany de la botiga de fotos’ pivota sobre el testimonio de historiadores , expertos y el de dos «grandes narradoras»: Ann Roberts, que trabajó con los Frischer en una tienda de fotos en Gales después de la Segunda Guerra Mundial, y Francisca Mir ‘Rosetta’, que de niña vivió puerta con puerta con aquel exótico vecino. «Ojalá esta historia salga de Mallorca y la conozca mucha gente», expresa el director.

Compartir el artículo

stats