Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Parlament cita a Jaume Far el miércoles para que explique si recibió presiones para dimitir de Anticorrupción

La Comisión de Asuntos Institucionales ha acordado hoy su comparecencia a petición del PP, pese a que no está obligado a presentarse

Jaume Far

La Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament ha acordado hoy citar al exdirector de la Oficina de Lucha contra la Corrupción, Jaume Far, para el próximo miércoles. La petición fue del PP de antes de que dejara su cargo, pero entre el debate de presupuestos y el parón de la actividad parlamentaria por Navidad no pudieron convocarla. El PP quiere que Far explique en la Cámara Autonómica los motivos de su dimisión y si recibió presiones que provocaron su marcha por parte del Govern, tal y como el declaró en algunos medios.

Los populares ya temían, como así ha sido, que el Pacto intentara colocar la comparecencia de Far para después de Navidad y Año Nuevo para evitar coincidir su comparecencia con él todavía en el cargo de director de Anticorrupción. Hay que recordar que Far dejó su puesto en la Oficina Anticorrupción el día uno de enero. Por consiguiente, ya no está sometido al control del Parlament y puede declinar comparecer en la Cámara Autonómica. La única vía que quedaría es citarlo como funcionario público, ya que Far tiene una plaza en la Agencia Tributaria. No obstante, también se podría negar a comparecer.

Los populares quieren saber si uno de los motivos principales de su marcha son las incómodas investigaciones iniciadas por Jaume Far para el Govern del Pacto. La más destacada es la de los cargos públicos del IB-Salut y el Consell vacunados de forma presuntamente irregular el primer día de la llegada de las vacunas a Baleares. Una investigación que provocó un sonoro enfrentamiento con el Govern y que llevó a la Oficina Anticorrupción a solicitar al Ejecutivo un listado de todos los cargos públicos para saber si se habían inmunizado aprovechándose de su puesto. Asimismo, hay otras iniciativas de Anticorrupción que han molestado al Ejecutivo, como es el informe de las compras sanitarias exprés durante la pandemia o la del plus de 22.000 euros para cargos de podemos llegados de la Península.

Con todo, la prueba de que Far era molesto para el Govern es que el PSOE intentó reprobarle a raíz de un informe de la Sindicatura de Coptes donde ponía de manifiesto presuntas irregularidades en la contratación por parte de la Oficina Anticorrupción. Unas acusaciones que el propio Far ya calificó de "falsedades", pese a que el informe de la Sindicatura es contundente y está en manos del Tribunal de Cuentas.

Compartir el artículo

stats