Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

La ómicron «sigilosa», subvariante de la original, ya está en Mallorca

Microbiología de Son Espases confirma que la mutación BA.2 se ha detectado en una decena de contagios en esta isla y en Eivissa

La ómicron «sigilosa», subvariante de la original, ya está en Mallorca

La ómicron «sigilosa», subvariante de la original, ya está en Mallorca Bernardo Arzayus

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La ómicron «sigilosa», subvariante de la original, ya está en Mallorca Iñaki Olaizola

Si no estuviéramos hablando de un virus que está matando a mucha gente, resultaría hasta cómico. Pero lo cierto es que a la variante ómicron le puede tomar el relevo una subvariante de ella misma ya bautizada como «ómicron sigilosa».

El jefe del laboratorio de Microbiología de Son Espases, Antonio Oliver, confirmó ayer que en las secuenciaciones realizadas la semana pasada ya detectaron la subvariante de la ómicron conocida como BA.2 o, más coloquialmente, como la «sigilosa». 

En concreto, el microbiólogo jefe detalló que, de momento, se ha confirmado que esta nueva cepa vírica estaría detrás de una decena de contagios producidos en Mallorca y en Eivissa.

«Se detectaron bastantes contagios por esta subvariante en Dinamarca, donde ya parece que es la que provoca más contagios, y aquí la detectamos en las secuenciaciones genómicas de la semana pasada», explicó Antoni Oliver.

Otra vuelta de tuerca

Preguntado por las características de este nueva subvariante y si debe ser un nuevo motivo de preocupación, el microbiólogo se mostró cauto aunque admitió que «puede dar otra vuelta de tuerca y provocar más casos. Aunque parece que es incluso más contagiosa que la ómicron, todavía es muy pronto para confirmarlo. Estamos vigilando su evolución», tranquilizó.

Respecto a la situación actual, Oliver señaló que ahora el 96,3% de los contagios están causados por la ómicron original y que el resto son de la variante delta y de la nueva subvariante detectada recientemente en las islas de Mallorca y Eivissa.

La UKHSA (Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, por sus siglas en inglés) ha situado a la BA.2 como una «variante bajo investigación», un nivel por debajo de una «variante de preocupación», después de que los primeros datos sugirieran que puede ser más transmisible y más capaz de evadir las vacunas que las variantes anteriores del SARS-CoV-2.

Pese a que se trata de una subvariante de la ómicron original, parece tener ciertas diferencias que pueden hacer que se propague más rápido y sea más difícil de detectar.

Según la Organización Mundial de la Salud, en estos momentos puede que ya esté superando a la variante de la que ha surgido con unos 8.000 casos identificados en más de 40 países, incluidos Estados Unidos, India, Alemania y Australia.

En el Reino Unido, se detectaron unos 426 casos desde que se describió por primera vez el nuevo linaje en el mes de diciembre. 

Aunque ese número puede parecer pequeño en comparación con las decenas de miles de casos diarios de covid-19 durante los últimos dos meses, se cree que la circulación real de la BA.2 será significativamente mayor porque habitualmente los laboratorios de Microbiología tan solo verifican una fracción pequeña de las infecciones debido a las nuevas variantes.

El 80% de los nuevos contagios, por test de antígenos

«Es cierto que hacemos menos PCR que antes. Pero se decidió que se usarían más los test de antígenos porque la mayor inmediatez de sus resultados ayudarían a controlar mejor el aluvión de casos y la congestión asistencial que estaban provocando», justificaba Oliver el cambio de las PCR por los test de antígenos como prueba diagnóstica principal para la gestión de esta pandemia. «En estos momentos, el 80% de los nuevos contagios que comunicamos cada día proceden de test de antígenos frente al 20% que lo son de PCR», estimó como porcentajes ajustados a la realidad actual.

Oliver, que defendió la fiabilidad de estos test de antígenos, dijo no comprender ni compartir que, pese a ello, no se pueda obtener un pasaporte covid tras haber sorteado la enfermedad si esta ha sido diagnosticada con un test y no con una PCR. En su opinión, la UE debería cambiar las condiciones para su obtención.

«Las PCR de confirmación no se hacen desde hace casi un año», señaló el microbiólogo jefe explicando que en los centros de salud, cuando intentan saber si un paciente con sintomatología catarral tiene la covid-19, solo se hace una PCR en caso de que la sintomatología tenga más de cinco días de evolución.

Si los síntomas han aparecido en un periodo de tiempo inferior, se confirma o descarta el caso con un test que es más fiable en estos primeros cinco días porque posteriormente «va negativizándose»  

Compartir el artículo

stats