Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresarios de Mallorca contratan a detectives tras detectar «picaresca y abusos» en las bajas tras tests positivos en covid

La mayoría de los casos son asintomáticos que no respetan las medidas de aislamiento

Empresarios de Mallorca contratan a detectives tras detectar «picaresca y abusos» en las bajas tras tests positivos en covid

Empresarios de Mallorca contratan a detectives tras detectar «picaresca y abusos» en las bajas tras tests positivos en covid Bernardo Arzayus

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Empresarios de Mallorca contratan a detectives tras detectar «picaresca y abusos» en las bajas tras tests positivos en covid Xavier Peris

Agencias de detectives de Palma han registrado un gran incremento en las peticiones de empresas para investigar bajas por covid y han detectado numerosos casos de «picaresca y abusos». Muchas de estas bajas se tramitan a través de internet y con un test realizado en la farmacia, sin una cita presencial con el médico. Algunos de estos casos eran fraudes flagrantes, pero sobre todo se ha comprobado que muchos de los supuestos enfermos asintomáticos extendían el periodo de baja todo lo posible, y al mismo tiempo realizaban actividades contraindicadas, como paseos, deportes y viajes.

Según explica Juan Carlos Cabanach, director de la Agencia Cabanach, durante las últimas semanas han recibido cerca de un 40% más de encargos de empresas para controlar a algunos de sus empleados que se ponían de baja tras dar positivo en un test de covid, aun siendo asintomáticos.

Los investigadores han encontrado algunos casos de fraude flagrante, como el de un trabajador de una constructora que fue sometido a una vigilancia porque estaba de baja por covid, y se comprobó que durante el tiempo en que supuestamente estaba convaleciente estuvo trabajando en la edificación de un garaje, sin contrato ni licencia, y haciendo una competencia desleal a la empresa que le había contratado. El hombre fue despedido de forma fulminante tras el informe de los investigadores.

Otro caso detectado fue el de un empleado que cogió una baja larga y llamaba a la empresa simulando estar en muy mal estado y explicando que estaba pendiente de que le hospitalizaran. Un seguimiento a sus redes sociales permitió comprobar que había estado saliendo a diario. 

Fraudes así, explica Juan Carlos Cabanach, son minoritarios. Sin embargo sí han detectado muchas conductas abusivas, de empleados que se cogen la baja pese a ser asintomáticos y luego no solo no respetan las medidas de aislamiento, sino que realizan actividades contraindicadas, como deportes, paseos o viajes. 

También se han registrado casos de personas que, tras dar positivo, alargaban la baja de forma injustificada.

La mayoría de estos abusos no serían probablemente causa de despido, pero sí son conductas amonestables por parte de las empresas.

Compartir el artículo

stats