Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Religión

Cada vez menos ciudadanos se declaran creyentes de alguna religión

Según Quaderns Gadeso, solo un 57% de los baleares se identifica con una creencia

La religión católica es mayoritaria en las islas.

La religiosidad es una tendencia a la baja en nuestra sociedad. La nueva edición de Quaderns Gadeso analiza este mes la relación entre la ciudadanía de Balears y las creencias religiosas y llega a la conclusión de que «se mantiene la progresiva tendencia negativa en el porcentaje de los que son creyentes de cualquier religión» y se constata «un lento pero progresivo aumento de los no creyentes». 

Un 57 por ciento de los encuestados por Gadeso se autodeclara creyente, mientras que un 33 por ciento asegura que no cree en ninguna religión. Un 10% optó por no responder o bien manifestó que el tema no le interesa en absoluto.

Un dato significativo es que la disminución de los denominados creyentes se produce en todas las franjas de edad, incluso entre los mayores de 65 años, «producto del cambio generacional». También destaca el descenso en el número de creyentes entre las personas con edades comprendidas entre los 45 y los 65 años.

Entre los creyentes, la religión católica es mayoritaria en las islas, con un 73 por ciento frente al 13 por ciento de quienes se declaran musulmanes, un 7% protestantes, un 2% afines a otras religiones (budistas, testigos de Jehová) y un 1% judíos. En cualquier caso, Gadeso precisa que la autodeclaración de católico «presenta un fuerte componente sociocultural y de tradición», ya que únicamente un 33 por ciento de ellos confiesa que es practicante frente a un 67% que no lo es. Entre el colectivo de los practicantes, solo un 4% confiesa que va a misa más de una vez por semana, mientras que un 67% acude «de vez en cuando» y un 29% una vez por semana.

Si se extrapolan estos datos al conjunto de la población, un 42,6% de los ciudadanos de Balears se consideran «sociológicamente» católicos, aunque solo un 13,7% de ellos se declara practicante. Solo unas 53.000 personas del total de la población aseguran que siguen la tradición de ir a misa los domingos y festivos.

Respecto a las actitudes de los católicos frente a determinadas situaciones sociales, Quaderns Gadeso destaca la existencia de de una «notable desafección de la sociedad balear respecto a las posturas oficiales de la iglesia en general y de la española en particular», ya que en su mayoría aceptan el divorcio, la convivencia en pareja fuera del matrimonio, la eutanasia, el aborto y el matrimonio homosexual. Por otra parte, a los encuestados expresan su rechazo por el actual sistema de financiación de la iglesia católica. Los ciudadanos más jóvenes son los más reacios a la postura oficial de la iglesia.

Por otra parte, un 53% de los encuestados expresa una opinión positiva hacia el Papa Francisco, mientras que un 30% se declara en contra y un 17% se mantiene indiferente. Gadeso destaca que el pontífice «tiene mucha mayor aceptación» entre los ciudadanos que la Curia vaticana o la Conferencia Episcopal Española debido a su «inmovilismo». En cambio, las ONG de base católica mantienen un amplio apoyo entre la población. 

Según los ciudadanos, los mayores retos del Papa son la necesidad de actuar frente a los casos de pederastia por parte de religiosos y la redefinición del papel de la iglesia en la sociedad

Compartir el artículo

stats