Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Las bajas docentes por covid colapsan la educación concertada

Escola Catòlica asegura que la Conselleria trató de agilizar los trámites para cubrir las sustituciones, pero esta ayuda se ha vuelto «insuficiente» con la avalancha de contagios de las últimas semanas

La situación de colapso por las bajas covid ha llegado a saturar también a los colegios concertados. EP

La sexta ola de la pandemia ha provocado una avalancha de bajas y sustituciones de profesores en los centros educativos que también ha llegado a la educación concertada.

En las últimas semanas, la situación de colapso, que ya preocupaba en los centros públicos incluso antes de retomar las clases, ha saturado de la misma manera a los concertados, que además no cuentan con herramientas como la bolsa de sustituciones docentes exprés de la conselleria de Educación.

La presidenta de Escola Catòlica de Balears (ECIB), Llúcia Salleras, recordó ayer que en los colegios concertados los profesores tienen contratos laborales privados, por lo que cada vez que se produce una baja por covid, es el propio centro quien tiene que encargarse de buscar al sustituto.

El problema, aclaró Salleras, es que las bajas covid se notifican de un día para otro, lo que complica mucho que la escuela pueda solucionar por sí misma todas las sustituciones de forma inmediata para garantizar que los alumnos no pierden horas lectivas. Además, el alud de contagios de las últimas semanas ha descontrolado la situación; mientras que el centro puede reorganizar sus recursos para cubrir un número limitado de bajas, es imposible hacerlo con el panorama actual, subrayó la presidenta de ECIB.

Agilizar los trámites

Por eso, los centros concertados reclamaron a Educación la posibilidad de contratar a un sustituto desde el primer día en que el docente comunica el resultado positivo, sin tener que esperar a que la Seguridad Social confirme la baja laboral, ya que, según la portavoz, el organismo también lleva retraso a la hora de pasar los partes de baja.

La ayuda llegó: con el objetivo de agilizar los trámites, la Conselleria otorgó a los colegios concertados la capacidad de realizar contratos inmediatos. El Govern, además, flexibilizó la burocracia con las titulaciones de los profesores especialistas, para que estos centros pudieran emplear a profesores del ámbito educativo correspondiente aunque no tuvieran el título estrictamente necesario.

Ayuda «insuficiente»

Con todo, y pese al apoyo del Ejecutivo autonómico, Salleras lamentó la «complicada situación» que atraviesa la educación concertada por la «dificultad» de encontrar a los docentes necesarios de forma casi inmediata para la materia que corresponda.

«El problema está desvirtuando el funcionamiento de las escuelas», admitió la responsable. Según explicó, el periodo de baja por contagio suele ser de una semana, un plazo de tiempo «muy corto» para los suplentes, que rechazan la oferta si encuentran una sustitución más larga o les llaman a través de la lista de interinos por una incapacidad temporal que no sea covid.

«Está todo tan saturado que no sé hasta qué punto está en manos de la Conselleria, esto nos desborda a todos», alegó Salleras, que agradeció la ayuda del Govern aunque llegados a este punto «resulta muy insuficiente».

Los cambios del protocolo covid casi semanales complican todavía más la situación, aseguró la presidenta, pues tanto alumnos, como profesores y los miembros de la dirección del centro se tienen que adaptar cada pocos días a un nuevo modo de proceder para luchar contra el virus.

A todo esto se le añade la dificultad de contactar con Infocovid y Educovid, organismos indispensables en los colegios para cumplir con dichos protocolos, pese a que, según afirmó Salleras, están igual de colapsados y la comunicación poco fluida con ellos también entorpece el funcionamiento de los centros concertados.

Compartir el artículo

stats