Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sexta ola concentra la mitad de los casos de covid que ha sufrido Balears

En solo dos meses se habrán registrado más contagios que durante los dos años previos de vigencia de la pandemia

B.RAMON

Baleares registra ahora mismo más casos diarios de covid que toda Sudáfrica, supuesta cuna de la variante ómicron. La esperanza está cifrada en que la sexta ola curse con el mismo trazo en ambas geografías, aunque el cambio de tendencia procede a menor ritmo del anunciado. El archipiélago alcanzó el pasado jueves la cifra de 196.000 contagiados históricos, aunque el recuento efectuado en Mallorca y el oficializado en Madrid muestran una variación apreciable. Del total de infecciones, 92.000 han tenido lugar durante los meses de diciembre y enero, a los que se ha circunscrito la oleada en curso a efectos contables. Aportan hasta la fecha el 47 por ciento de los enfermos totales. Antes de acabar el mes y el actual embate, la sexta ola concentrará holgadamente la mitad de los casos de covid que ha sufrido la comunidad desde el estallido inicial en marzo de 2020.

En realidad, el repunte que sigue en vigor se desató antes de diciembre. Con acusada puntualidad, el 15 de octubre de 2021 se alcanza una incidencia acumulada quincenal de 57 casos por cien mil habitantes. Era elevada para los estándares de la pandemia hasta entonces, nada permitía presagiar que crecería imparable desde aquel día. Esa tasa ha acabado multiplicándose por sesenta a lo largo de la sexta ola, se mantiene todavía en la escala de miles de nuevos contagios, que estrangulan cualquier atisbo de optimismo sobre el freno a la covid.

La sexta ola concentra la mitad de los casos de covid que ha sufrido Balears DM

Obviando el inicio de la sexta ola en octubre, para centrarse en su apogeo durante diciembre y enero, en solo dos meses se habrán registrado más infecciones que durante los años previos de vigencia de la pandemia. Con la cadencia actual, hasta treinta mil mallorquines pueden contagiarse en la semana restante del primer mes del año. Esta cifra que hoy se encaja con la normalidad de un colofón, equivale a todos los enfermos registrados durante 2020, de marzo a diciembre ambos inclusivos. Al examinar la pandemia con efectos retrospectivos, se fechará a principios de 2022. Lo ocurrido anteriormente fueron los prolegómenos.

Los contagios diarios de la sexta ola vigente se midieron en centenares durante noviembre y diciembre. De repente, el día 20 del segundo mes se superó la barrera del millar de casos, un dato inaugural. En una sola jornada se asumía un volumen de enfermos que sería preocupante si se repartiera durante un mes entero. Empezaba una inflación de casos activos que ha llevado a que la tercera parte de los enfermos que ha contabilizado Mallorca en dos años padezcan ahora mismo la covid, como casos activos. Por fortuna, ha disminuido la correlación con ingresos hospitalarios, entradas en UCI y fallecimientos.

El 29 del mes pasado se superaron los dos millares de casos diarios. Con las tímidas excepciones de algún festivo, Baleares se ha instalado por encima de este nivel durante casi dos meses. En paralelo, se disparaban también las tasas de positividad. Una de cada tres pruebas viene confirmando la presencia del coronavirus regularmente, multiplicando por diez las cuotas que disparan la alarma porque sitúan la pandemia fuera de control.

A principios de enero se barrió el listón de tres mil casos diarios, y el día de Reyes trajo el regalo aciago de 4.934 contagiados. Aunque esta cima no ha sido igualada desde entonces, hasta seis cuatromiles y los predominantes tresmiles marcan la tónica durante los últimos treinta días. En ese plazo se acumulan más del cuarenta por ciento de los contagios que ha registrado la comunidad.

Los partidarios de asociar los contagios al calendario, con una pulsión casi religiosa en pos del santoral, asociarán el avance desbocado de la pandemia a las festividades populares que reúne enero. Esta añagaza permite disfrazar los resultados de Baleares, pero no explica la tónica paralela en comunidades que no celebran sus fiestas patronales en invierno. Los componedores también atribuirán a la vibrante campaña de vacunación la posible inversión de la curva, y la disminución asociada de la gravedad. Olvidan que Sudáfrica no ha vacunado ni a la mitad de su población, pese a lo cual Baleares se cambiaría hoy sin dudarlo por la incidencia en el país austral, que ha levantado las restricciones.

Compartir el artículo

stats