Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El supervisor de la ITV despedido hacía la vista gorda ante los graves defectos de los vehículos

El veterano supervisor de la estación de la ITV de Can Pastilla despedido por ayudar a sus amigos a pasar las inspecciones, tenía costumbre de hacer «la vista gorda» ante algunas deficiencias graves que descubría en los vehículos que acudían a la revisión técnica. Así se recoge en la sentencia de un juez de Palma, en la que se confirma su despido debido a la gravedad del comportamiento de este trabajador.

El supervisor trabajaba en la estación de Can Pastilla y tenía a varios empleados a su cargo. Uno de ellos, amigo personal de despedido, llegó a confesar que a veces le decía que «mira este coche, cuídalo un poco», deduciendo que era propiedad de algún amigo suyo.

El juez recuerda que la inspección de vehículo es una actividad relevante y de interés público, de allí que no se puede restar trascendencia a las irregularidades que se detectan al comprobar el estado de un vehículo. Por ello, justifica el despido de este trabajador.

Compartir el artículo

stats