Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de cada veinte mallorquines está ahora mismo enfermo del coronavirus

La meteórica propagación de la sexta ola amenaza con un colapso sanitario, laboral y escolar, si bien la rápida recuperación de la mayoría de enfermos ha permitido tramitar más de mil altas en un solo día

Al menos uno de cada seis mallorquines está familiarizado con el virus por haberlo padecido. B.RAMON

Mallorca contabilizó en febrero de 2020 al primer residente en España contagiado por el coronavirus. El entorno del paciente cero se rastreó meticulosamente, interrogando a decenas de personas que incluían al taxista que lo había trasladado desde el aeropuerto de Son Sant Joan a su domicilio. Esta minuciosa labor ha sido aplastada por la realidad de la sexta ola de la pandemia en solo dos años. Sería utópico trazar los contactos estrechos de los sesenta mil ciudadanos de Balears oficialmente registrados hoy como enfermos de la covid. Sobre una población próxima al millón doscientos mil habitantes, esta tasa implica que uno de cada veinte mallorquines padece ahora mismo el coronavirus.

La elevada proporción de casos activos demuestra el carácter casi irreal de la propagación de la sexta ola. Dada la progresión, es altamente probable que en todo grupo de diez personas haya una que esté incubando la infección. Las decenas de miles de trabajadores enfermos ahora mismo, y la penetración de ómicron en las aulas con el comienzo del segundo trimestre escolar, se conjugan para amenazar con un colapso sanitario, laboral y educativo.

En el capítulo de buenas noticias, el aumento desde hace más de un mes del número de casos activos se compensa aunque solo sea en parte por la curación de un contingente en auge de infectados. La rápida recuperación de la mayoría de pacientes, en sus domicilios y sin ningún contacto físico con un médico, ha permitido batir esta semana la marca de las mil altas tramitadas en un solo día. Un índice del control de la pandemia se produce en los países que a diario contabilizan el mismo número de infectados que de curados, Mallorca se encuentra lejos de dicha equiparación.

Según demuestra de forma metódica la competición deportiva de élite, sometida a análisis periódicos, toda empresa colectiva está amenazada ahora mismo por el elevado número de casos activos. En comunidades como Cataluña ya se plantea que los profesores que padecen una infección leve puedan mantener la actividad laboral desde sus domicilios. En Mallorca, y salvo una previsible inversión de la curva, también será obligado ensayar soluciones drásticas. De momento se ha liquidado subrepticiamente la figura de los contactos estrechos, que se consideraban fundamentales para interceptar la difusión de la covid.

Los enfermos a causa del coronavirus vigentes ahora mismo en Mallorca equivalen a los registrados oficialmente por gripe durante cuatro años enteros. El impacto de la covid en los dos años transcurridos desde el primer caso de febrero de 2020 equivale a una década de afecciones gripales. Estas cifras se trasladan a una presión solo aliviada por un acusado descenso en ingresos hospitalarios, casos críticos de UCI y fallecimientos.

La cifra total de enfermos de covid en dos años se aproxima en Balears a doscientas mil personas. Esta barrera se franqueará durante la próxima semana de seguir el ritmo actual, y sin duda antes de que termine el mes de enero. Al menos uno de cada seis mallorquines está familiarizado con el virus por haberlo padecido. Con la perspectiva de alcanzar otra cuota psicológica de uno de cada cinco, el recuento se aproxima al «todos nos vamos a contagiar» que pronostican los epidemiólogos en la última visión ortodoxa de la pandemia.

El volumen de altas, que se incrementará conforme avancen los contagios, se compagina con la gravedad relativa que provoca ómicron para recordar que el 98 por ciento de los pacientes resuelven la enfermedad sin daños de gran severidad, por lo menos de momento. Con todo, tanto la cifra global de contagios desde el inicio de la pandemia como los casos activos ahora mismo corresponden a la contabilidad oficial. Es probable que una de cada cuatro personas se haya infectado en algún momento, y que unas cien mil presenten en estos momentos una carga viral apreciable.

Las cifras: Tres muertos y las UCI en riesgo muy alto

La conselleria de Salud notificó ayer el fallecimiento de tres pacientes de covid-19, con lo que la cifra de decesos asciende a 1.088 desde que empezó la pandemia, en una jornada en la que las UCI alcanzaron nivel de riesgo «muy alto» con una ocupación del 25,5% y 86 pacientes. Los fallecidos, todos en Mallorca, son una mujer de 93 años y dos hombres de 86 y 88 años.

En la última jornada se detectaron 3.724 casos nuevos de covid-19 y la tasa de positividad se situó en el 33,5%. Los casos activos se situaron en 57.818 ayer, un 38,9% más que hace una semana. La situación asistencial empeora, con 86 pacientes de covid-19 ingresados en cuidados intensivos, dos más que la víspera, y una ocupación de UCI del 25,51 %, que alcanza la consideración de nivel de riesgo «muy alto».

Compartir el artículo

stats