Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pacto, por exigencia de Més, salva la inmersión lingüística en la Educación de Balears

Aceptan 70 enmiendas al PP en el debate de las ponencias de la nueva ley educativa, entre las que destaca que el castellano sea lengua vehicular, para conseguir sumar a los populares

En los centros públicos el catalán seguirá siendo la lengua protagonista. D.M.

Intenso debate en el Parlament para sacar adelante la ponencia lingüística de la nueva Ley de Educación. El Pacto de izquierdas, por exigencias de Més per Mallorca y Més per Menorca, blindó ayer el decreto de mínimos y la autonomía de los centros a realizar su programa de lenguas, lo que garantiza la continuidad de la inmersión lingüística en la enseñanza en Balears, pese a que este concepto desaparece de la norma. Todo ello frente al PP que exigía una mayor implantación del castellano en algunas asignaturas y Ciudadanos que pedía un 25% en castellano.

El PSOE, en especial el conselleer de Educación, Martí March, quiere el máximo consenso en esta ley. Por este motivo quería implicar al PP y Ciudadanos, consiguiendo, como mínimo, una abstención. El objetivo de March es evitar que los tribunales tumben la norma, como pasó en Cataluña, por la falta de asignaturas en castellano en la enseñanza. Por este motivo desaparece el concepto inmersión, pero en la práctica se podrá seguir aplicando.

Para Més la continuidad de la inmersión es innegociable. Ante esta situación, en la comisión de ayer se aprobó un texto donde se garantiza el decreto de mínimos, lo que significa que, al menos un 50% de las materias educativas se deben dar en catalán. De igual modo, se garantiza la continuidad de la autonomía de los centros para elaborar su proyecto educativo con la lengua que quieran, siempre que se respete el decreto de mínimos. Con ello se consegue lo que pedía Mes, ya que en la mayoría de colegios e institutos públicos el catalán seguirá siendo la lengua con mayor protagonismo.

«Se ha conseguido un paso importante al garantizar en la ley el decreto de mínimos y la autonomía de los centros a elaborar su proyecto lingüístico», aseguró el diputado de Més Joan Mas Collet.

Para Més no ha sido fácil convencer a sus socios de mantener tanto el decreto de mínimos como la autonomía de centros, ya que los socialistas estaban dispuestos a ceder a cambio de tener más apoyos parlamentarios. El PSIB quiere que salga una Ley de Educación con las garantías de que estará en vigor a largo plazo y no sea derogada si hay un cambio de Govern. Por este motivo se aceptaron enmiendas del PP.

Lengua vehicular

Una de las enmiendas que se aceptó del PP fue la de que el castellano también sea lengua vehicular en la enseñanza. Un aspecto jurídico que ya le otorgaba el hecho de que era lengua oficial como el catalán. Lo que ocurre es que no estaba contemplado en el texto inicial de la norma que se está debatiendo en estos momentos en el Parlament. Los populares no apoyaron ayer el texto del pacto, pero en un comunicado se mostraron satisfechos de las enmiendas que les aceptaron: «El PP ha conseguido incorporar de momento 70 enmiendas a la Ley de Educación. Entre otras destaca el tratamiento de las dos lenguas oficiales como lenguas vehiculares en la enseñanza. Sin embargo, pese a los avances y mejoras en la redacción del texto, todavía quedan escollos para que pueda contar con el apoyo de la formación, que seguirá negociando para que se incorporen reivindicaciones que por ahora han sido rechazadas o para un mayor equilibrio de las lenguas en las aulas que dé cumplimiento a las sentencias judiciales», aseveraba el portavoz Antoni Costa. El popular pedía al PSOE que no se dejara influenciar por sus socios de Més.

Por su parte, Patricia Guasp (C’s) se mostraba crítica por la falta de consenso: «Lamentamos que la ley educativa deje en manos de los centros el porcentaje de horas en castellano e inglés siempre manteniendo que, al menos, el 50% de horas lectivas sean en catalán».

Exámenes: Se eliminan los memorísticos

La nueva Ley de Educación está en pleno debate y, ayer, además de los temas lingüísticos se aprobó eliminar los llamados exámenes memorísticos para introducir un artículo donde se potenciará el aprendizaje por competencias. Esta fue una enmienda de Més per Menorca que fue aceptada, ya que los menorquines son fundamentales para que la izquierda pueda aprobar la norma. Josep Castells, portavoz de Més per Menorca, calificó de «avance pedagógico» este cambio en los exámenes.

Compartir el artículo

stats