Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca

Los sindicatos de Baleares avisan: "Las nuevas medidas en los colegios son una bomba de relojería"

STEI exige soluciones a Educación y denuncia su «desprecio» hacia los profesores

Las clases se reanudaron este lunes con problemas importantes.

La vuelta a los colegios sigue poniendo en evidencia las carencias educativas de Baleares. El sindicato STEI Intersindical, mayoritario dentro del mundo educativo en las Islas, exigía ayer soluciones a la conselleria de Educación ante un inicio de trimestre marcado por la sexta ola y el aumento «desatado» de contagios entre el profesorado, el personal no docente y el alumnado. Denuncian que las nuevas medidas acordadas por los ministerios de Educación y Sanidad, como la de que no se confinarán las aulas si no se supera un número de 5 positivos en grupos burbuja, son una «auténtica bomba de relojería» dentro de un escenario de contagios que puede acabar en una situación «caótica». Explican que ni los sindicatos ni el resto de componentes de la comunidad educativa han recibido información referente a este tema.

En este sentido, critican que actualmente hay una «carencia de soluciones efectivas» porque Educación se guía por la «improvisación: «Existe muy poca definición de los protocolos en caso de contagios, confinamiento o la ausencia de un permiso retribuido para aquellos padres y madres que tienen que tener cura de un niño confinado». Por ello, piden que se recupere una de sus demandas principales: la rebaja de las ratios.

El sindicato denuncia el «desprecio» de la conselleria de Educación hacia el profesorado de Balears: «No se les ha rebajado el horario lectivo, como en otras Comunidades, se les castiga con la rebaja del incremento salarial que le corresponde según los Presupuestos Generales del Estado y se carga de trabajo a los equipos directivos que tienen que alargar su jornada laboral».

El sindicato UOB también se mostró contundente sobre la actual situación y mostró su rechazo «taxativo» ante la modificación respecto al cierre de las aulas que solo se producirá a partir de 5 casos positivos (hasta ahora era con un solo caso positivo) o del 20% del alumnado del mismo grupo clase: «Atendidas las particularidades de la variante ómicron, entre las cuales destaca su facilidad para el contagio, no entendemos cómo, desde un punto de vista sanitario, se ha tomado esta decisión».

Explican que tienen sospechas de que esta modificación no obedece a criterios sanitarios sino que busca compensar la «inaceptable» carencia de políticas en materia de conciliación familiar que hay en el régimen general de los trabajadores». En esta misma línea, recuerdan que el profesorado de Balears que tiene hijas o hijos confinados solo tiene la posibilidad de pedir reducciones de jornada al 100 o al 50 por ciento de manera no remunerada, una medida a la que «siempre nos hemos opuesto». Según afirman, esta situación pone encima de la mesa las «insuficientes» políticas actuales en materia de conciliación familiar.

No obstante, se mostraron preocupados porque la actual exigencia de la distancia de seguridad será «imposible» con la carencia de espacios disponibles y ratios correctos: «Detrás de esta cuestión está el pecado original que rodea el sistema educativo de Balears: una carencia de financiación que conduce a una carencia de correspondencia entre las infraestructuras educativas disponibles y la población escolar que no deja de crecer curso tras curso a causa de un saldo migratorio positivo insostenible y que nos aboca a la sobrepoblación».

Compartir el artículo

stats