Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La construcción supera la covid

La cifra de residencias proyectadas durante 2021 se sitúa ya en los mismos niveles previos a la pandemia

La edificación de viviendas ha registrado una rápida recuperación pese a la pandemia. | DM

La construcción ha entrado en 2022 habiendo superado ya el impacto provocado por la pandemia. Los datos facilitados ayer por el Colegio de Aparejadores de Mallorca muestran la rapidez con que el sector se ha reactivado, impulsado en buena medida por la demanda de vivienda por parte de extranjeros. Según su informe, durante el pasado año se visaron en la isla 2.771 residencias para su edificación, una menos que en 2019, pero con el matiz de que al haber un mayor número de chalés e inmuebles de alto valor, la inversión que se alcanzó durante el pasado año fue superior a la que se daba antes de la pandemia, coincidiendo con las valoraciones que se han venido haciendo desde la asociación de constructores de las islas.

Tanto el presidente como el secretario técnico del citado colegio profesional, Luis Alfonso de León y Mateu Moyá respectivamente, destacaron la fortaleza con la que la actividad constructora ha soportado la fase covid, con una caída en 2020 inferior a la de otros sectores (el descenso de las residencias visadas fue del 15,4%), y un retorno muy rápido a la normalidad a lo largo del pasado ejercicio.

Más chalés y adosados

De las 2.771 viviendas contabilizadas a lo largo de 2021, 1.182 fueron chalés y adosados, en este caso superando incluso la cifra de 2019, cuando este tipo de inmuebles sumó las 1.171 unidades. Este dato debe de ser tenido en cuenta ya que este mercado registra unos precios notablemente más altos y está dirigido en un porcentaje apreciable a la demanda extranjera. Este grupo incluye también el de los residentes que, al contar con los terrenos, deciden levantar una residencia unifamiliar en ellos.

En el caso de los plurifamiares, durante el pasado ejercicio se alcanzaron los 1.589, todavía por debajo de los 1.601 de 2019, pero en este caso también con un peso importante de los inmuebles de alto nivel que se están desarrollando en algunos puntos de Palma. En cualquier caso, el presidente de los aparejadores puso en valor la creciente cifra de pisos que el Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) está desarrollando para facilitar alquileres a familias con recursos limitados.

Por municipios, Palma concentra dos de cada tres viviendas plurifamiliares visadas, reflejo de la intensa actividad antes señalada en algunos de sus barrios (como es el caso de Nou Llevant), con Calvià en segundo lugar al alcanzar las 120 unidades. Marratxí ocupa el tercero, con 52 pisos.

Respecto a los chalés, las cifras están más repartidas, aunque destacan los 91 de Calvià, los 88 de Campos y los 61 de Palma. Finalmente, aparecen 69 adosados en este último municipio, 56 en Llucmajor y 45 en Marratxí.

Rehabilitaciones al alza

Pero si hay un dato sobre el que Luis Alfonso de León hizo hincapié es en la cifra de viviendas reformadas, que durante el pasado año se elevó hasta las 1.243, dejando claramente atrás las 1.111 de 2019. Con un pronóstico añadido por parte del presidente de los aparejadores: el incremento de este tipo de actuaciones va a ser muy importante durante los próximos ejercicios.

La explicación que facilitó es que las nuevas residencias que se están edificando en Mallorca son demasiado caras para el bolsillo de una gran parte de las familias residentes. Eso está llevando a que cada vez sean más las que optan por hacer obras en las que ya tienen para mejorarlas.

El incremento de este tipo de actuaciones que se espera por parte de los aparejadores se explica también por las importantes ayudas europeas que se van a recibir para mejorar aspectos como la eficiencia energética.

Compartir el artículo

stats