Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Riesgos de la vacunación tardía

Vacuna pasillo Son Dureta

Todos contagiados y con la vacunación en proceso de caducidad en el cuerpo. Por tanto, también con riesgo de que el pegajoso ómicron cause mayores estragos personales, sociales y económicos. Las versiones mutantes de la covid han ganado la partida. Todo sucumbe a su merced caprichosa.

Evidencias, datos estadísticos y hasta el comportamiento de la Administración apuntan por igual en esta dirección de retraso y descuadre. Incluso hay disfunción en los recuentos hechos por el ministerio de Sanidad y la conselleria de Salud. Entre la descoordinación que se les escapa de las manos han perdido 20.000 destinatarios de las dosis de recuerdo, lo cual hace que el departamento estatal sitúe a Baleares en la cola de actualización de vacunas en todas las franjas de edad llamadas a sentarse ante la jeringuilla, mientras que el órgano autonómico asegura estar integrado en el grueso del pelotón estatal de vacunación.

Aún con la visión amplia de unos y la restrictiva de otros, los hechos más palpables que la frialdad estadística abofetean una cruda realidad muy difícil de lidiar a medida que pasan los días. Es así porque, con un 23,7% de ocupación, las UCI entran en situación de riesgo alto. La expansión de contagios está abierta a un ritmo creciente de más de cuatro mil personas diarias para incrementar la cifra oficial de 50.254 personas infectas sumadas ayer.

Si, al amparo del pronóstico de la OMS, más de la mitad de mallorquines se habrán contagiado en marzo, está claro que los riesgos no son solo sanitarios. Este era el gran apagón anunciado.

Compartir el artículo

stats