Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación balear ante una fusión de Alcampo y Carrefour

Las asociaciones de consumidores y del pequeño comercio advierten de los riesgos de una caída de la competencia en el sector y los sindicatos temen que suponga recortes de plantilla

Alcampo cuenta con un hipermercado en Marratxí y Carrefour con tres en Palma. Lorenzo

La posibilidad de que Alcampo adquiera la cadena Carrefour está siendo observada con preocupación desde Balears, ante la que se percibe como una excesiva concentración de poder por parte de la primera en el sector comercial de Mallorca, a lo que se suma el temor de los sindicatos a que esta operación conlleve una reducción en las plantillas de estos hipermercados en la isla.

Todas las partes consultadas coinciden en que es prematuro opinar sobre una operación corporativa que todavía no está plenamente confirmada y de la que se desconocen los posibles detalles, pero el propio director general de Comercio del Govern, Miguel Piñol, reconoce que, desde el punto de vista de la competencia, ninguna concentración es favorable para los intereses de los consumidores.

En este sentido, hay que recordar que los mayores hipermercados de Mallorca están en manos de estas dos empresas (tres pertenecen a Carrefour y se encuentran en Palma y uno a Alcampo en Marratxí), lo que su unión dejaría este tipo de oferta en manos de la empresa Auchan (que en España opera con el nombre de la segunda de las citadas cadenas).

Miguel Piñol recuerda además que el Plan Director de Equipamientos Comerciales de Mallorca (PECMA), aprobado por el Consell Insular, dificulta extraordinariamente la implantación de nuevas instalaciones de ese tipo, lo que reforzaría esa situación predominante.

Del mismo modo, apunta que los centros de decisión de estos gigantes del sector comercial se encuentran en Francia, muy lejos del archipiélago.

El mismo análisis hacen los máximos responsables de las asociaciones de consumidores FACUA y Consubal, Rubén Sánchez y Alfonso Rodríguez respectivamente, al defender también que una fusión de ese calado supone una notable caída en los niveles de competencia, lo que no es bueno para los consumidores.

Rubén Sánchez recuerda además que Carrefour ya fue el resultado de la fusión de Pryca y Continente, lo que implica que ese proceso de concentración no deja de agravarse.

En este sentido, se señala que los hipermercados de estas cadenas aportan un tipo de oferta muy diferente a la que se hace desde otras firmas del sector comercial que también disponen de grandes superficies, como puede ser el caso de El Corte Inglés, o de la que protagonizan los centros comerciales de la isla (Porto Pi, Mallorca Fashion Outlet o Fan), con un mayor peso de los pequeños establecimientos de diferentes especialidades, aunque tengan junto a ellos o incluso en su interior alguno de los establecimientos de las citadas marcas.

En este sentido, desde las asociaciones de consumidores se señala que esta concentración de poder también puede ser perjudicial para el comercio tradicional de Mallorca.

El presidente de la patronal Afedeco, Toni Gayá, no oculta su preocupación ante la citada fusión, al considerar que la situación de dominio del mercado que supondría permitiría desarrollar una política comercial muy agresiva, con fuertes ofertas en lo que se define como ‘productos reclamo’ en detrimento del pequeño comercio, pero también rebajaría la competencia, en perjuicio de los consumidores.

Gayá añade que la insularidad hace que esa dependencia de una sola marca con todos los hipermercados en sus manos sea todavía más grave, y comparte su pesar porque las decisiones sobre su política se vayan a tomar desde Francia sin tener en cuenta los intereses de Balears.

La preocupación que reconoce el secretario general de la federación de Servicios de UGT en las islas, José García Relucio, se enmarca más en el destino de la plantilla, al señalar que los procesos de fusión de grandes empresas conllevan en muchas ocasiones reducciones de personal. Por ello, indica que ya se está en contacto con los responsables nacionales de este sindicato para disponer de la mayor información posible en relación a este tema.

Por su parte, desde la asociación nacional de grandes empresas de distribución (ANGED) se evita cualquier valoración ante una operación corporativa de sus asociados.

Compartir el artículo

stats