Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unas 150 farmacias se ofrecen para supervisar test y comunicar bajas

Las boticas deberán contar con un espacio independiente y ventilado

Test de antígenos.

La ayuda de las farmacias para tramitar bajas médicas por covid-19 de manera más ágil que unos desbordados centros de salud por al aluvión de nuevos contagios, está más cerca.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Balears (COFIB), Antoni Real, reveló ayer que a fecha del pasado lunes unas 150 de las 445 farmacias existentes en el archipiélago se habrían «adherido» a la propuesta de supervisar la realización de test de antígenos en sus establecimientos por parte de sus clientes así como comunicar el resultado de la prueba posteriormente al Servei de Salut.

Este hecho permitirá que, en caso de que el test dé positivo, la persona afectada podrá salir del establecimiento con su baja médica ya tramitada. Pero eso sí, la prueba solo podrá estar supervisada por el farmacéutico. Ningún otro trabajador de la farmacia con una titulación inferior podrá tutelar el autodiagnóstico.

Una plataforma segura

«Estamos a la espera de que se cree una plataforma segura para comunicar las bajas médicas en caso de que el test salga positivo. No se puede hacer a través de un simple correo electrónico porque hay que preservar la seguridad y la confidencialidad de la persona que acaba de dar positivo», explicó el presidente de los farmacéuticos de Balears.

Real señaló que las farmacias que se han sumado a esta acción comunitaria deben cumplir además una serie de requisitos. Entre ellos el de contar con un habitáculo separado del establecimiento donde se está atendiendo al resto de la clientela.

No es posible hacerse el test de antígenos en presencia de otras personas por el peligro de contagiarlas en caso de que efectivamente esté infectado por el SARS-CoV-2.

Y el habitáculo independiente de la farmacia donde se realizarán debe estar asimismo bien ventilado, «con una ventilación directa al exterior», abundó el presidente de los farmacéuticos explicando las condiciones que deben reunir las farmacias para sumarse a esta iniciativa y que, en principio, no cumplirían la mayoría de estos establecimientos que operan en el archipiélago.

Real incidió en que el autotest (que deberá realizarse el propio interesado, nunca el farmacéutico que tan solo actuará como garante de que la prueba se ha realizado de manera correcta) debe realizarse en un espacio independiente de la farmacia «para no poner en peligro de contagio al resto de la clientela así como a los otros trabajadores y técnicos» del establecimiento.

Por esta «supervisión» el farmacéutico no percibirá remuneración alguna más allá del coste marcado del test de antígenos que empleará para la prueba diagnóstica. Lo que aclaró Real para terminar es que un positivo por covid-19 obtenido de esta manera no requerirá de la confirmación posterior por una PCR, que será dado como válido incluso para obtener la posterior baja médica.

Compartir el artículo

stats