La pandemia de la covid-19 está provocando consecuencias sociales devastadoras para mucha gente que se ha quedado sin trabajo y no tiene unos ingresos mínimos para poder subsistir. Prueba de ello es que la Renta Social Garantizada (RESOGA) que otorga el Govern se multiplicó en 2021. Según datos de la conselleria de Asuntos Sociales, de 1.590 familias que la recibían en el mes de enero, se cerró diciembre con 4.238. La consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, aseguró que la Renta Social Garantizada está llegando a más de 13.000 personas de Balears en estos momentos.

El incremento de familias que necesitan esta prestación para vivir supone una subida del 68,9% de principios de año a finales de 2021. Todo ello sin contar con las personas que reciben el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que otorga el Gobierno central, ya que la ayuda social del Govern va destinada a las personas o familias que se les ha denegado el IMV.

La conselleria de Asuntos Sociales destinó en 2021 un total de 22,8 millones de euros a hacer frente a la ayuda social para familias sin ingresos. La cantidad inicial prevista no fue suficiente ante la avalancha de solicitudes presentadas y Asuntos Sociales tuvo que incrementar el presupuesto desde otras partidas de su departamento en más de un millón de euros.

Fina Santiago explicó que no solo se trata de familias vulnerables, desestructuradas o de difícil reinserción social: «Nos encontramos con muchas familias que están sufriendo la vulnerabilidad económica, gente que por la crisis se ha quedado sin trabajo y sin otra prestación para subsistir». En este sentido, desde la conselleria de Asuntos Sociales apuntan que el RESOGA está beneficiando en estos momentos a más de 13.000 personas, teniendo en cuenta que la mayoría de perceptores de esta prestación social tiene personas menores a su cargo. El Govern calcula una media de tres personas por familia beneficiada de su ayuda social. «Entre los meses de marzo y abril fue cuando tuvimos un importante pico de solicitudes con más de 1.500 familias que se habían quedado sin ingresos», aseguró Santiago.

La consellera Fina Santiago.

La consellera Fina Santiago.

Ingreso Mínimo Vital (IMV)

En el caso del Ingreso Mínimo Vital del Estado, según datos de mediados de 2021 del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en Balears había unos 8.000 beneficiarios de esta ayuda. No obstante, a lo largo del año se habían presentado cerca 26.000 expedientes, por lo que un gran número de ellos fueron denegados. Ello supone que el porcentaje de beneficiados en las islas es de los más bajos de España con solo el 5,8%.

La consellera Santiago indicó que el IMV «no concede la prestación a aquellas personas que el año anterior hubieran tenido ingresos, por lo que muchas familias afectadas por la llamada vulnerabilidad económica o pobreza sobrevenida han visto rechazada la ayuda del Estado». «Es aquí cuando entra el RESOGA para cubrir estas situaciones sociales», aseveró la titular de Asuntos Sociales. Asimismo, personas con una propiedad inmobiliaria o una vivienda tampoco pueden acceder a la ayuda social estatal.

En cambio, el Govern si que contempla otorgar la ayuda si han tenido ingresos del año anterior a la solicitud y si son propietarios de una vivienda en la que residan. En el caso de que cobren un alquiler, sí que se les deniega la ayuda.

Las prestaciones

El RESOGA concede las ayudas en función del número de integrantes de la unidad familiar. En concreto, una persona adulta sola percibe una media de 469 euros mensuales. Un adulto que tenga dos menores a su cargo llega a los 855 euros. Asimismo, una pareja de adultos sin hijos cobra del orden de 610 euros y dos adultos con un menor a su cargo unos 750 euros mensuales.

Por otra parte, las personas que reciban prestaciones por dependencia también pueden ser beneficiarias de las ayudas sociales del Govern. De hecho, a petición de la consellera Fina Santiago, el Gobierno central también eliminó como motivo de denegación las ayudas a la dependencia para recibir el Ingreso Mínimo Vital.

Suplemento Para 7.437 pensiones no contributivas

La Renta Social Garantizada permite otorgar un suplemento para aquellas personas que cobran una pensión no contributiva. De esta forma, en el año 2021 se suplementaron un total de 7.437 pensiones no contributivas, según la conselleria de Asuntos Sociales.

Se trata de personas que cobraban este tipo de pensión, que asciende a 385 euros mensuales, y por la crisis son sus únicos ingresos. El Govern les concede un suplemento de 117 euros.