Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un recurso contra el certificado covid presentado en Baleares asegura que favorece los contagios

Piden al TSJB que retire la medida por vulnerar los derechos fundamentales, carecer de rigor científico y ser desproporcionada y arbitraria - Es el segundo recurso que se presenta en las islas contra la exigencia del documento de vacunación

El monitor de un gimnasio escanea el certificado covid de una usuaria Manu Mielniezuk

Dos ciudadanos particulares, asistidos por el abogado Luis Baena, han presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB), un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo del Consell de Govern del pasado 23 de diciembre, que extendió la exigencia del certificado covid para entrar en bares, restaurantes, cines, teatros, gimnasios y academias de baile, así como en otros locales donde se produjeran concentraciones de personas, una exigencia aplicada de forma temporal y en virtud de la alerta sanitaria.

Consideran los demandantes que esta medida supone una vulneración de derechos fundamentales. Y en concreto contra el derecho a la igualdad y la no discriminación, contra la integridad física y moral y contra la intimidad de las personas. También alegan que para aplicar esta resolución hubiera sido necesario aprobar otras con anterioridad.

Asimismo, los dos demandantes manifiestan que la norma resulta desproporcionada y carece de rigor científico. Explican que en Mallorca ni existe una tasa elevada de hospitalizaciones ni riesgo de colapso sanitario que justifique la aplicación del certificado covid. Y añaden que con el nivel de vacunación actual el coronavirus ya no es una enfermedad peligrosa y que, decir lo contrario, sería «poner en duda la eficacia de las vacunas y, en consecuencia, ser un negacionista».

Del mismo modo, el recurso argumenta que el uso del pasaporte covid únicamente favorece la transmisión del virus, puesto que «no hay ningún estudio científico que recomiende la adopción de esta medida y se ha producido el mayor pico de transmisiones, que no de hospitalizaciones, durante la vigencia de este pasaporte». Además, señalan los demandantes, «la norma no expone a quien se le debe exhibir el pasaporte covid», por tanto «es absurda y es de imposible incumplimiento o de tan fácil cumplimiento como exhibirlo a quien uno quiera», subraya.

El recurso considera que la norma resulta contradictoria al establecer la exigencia del certificado «en espacios cerrados, a menudo de ventilación difícil y larga permanencia que favorecen la transmisión del virus» y luego a la vez «en competiciones deportivas y entrenamientos al aire libre para mayores de 12 años», punto que demuestra su carácter «arbitrario y que carece de cualquier sustento científico». Sin olvidar, añade, la «idea de poner restricciones a que la gente haga deporte al aire libre, mientras no se exige el pasaporte en la terraza de un bar».

Compartir el artículo

stats