Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern expedienta a tres supermercados por vender roscones "de nata" que no lo son

Las empresas afectadas por la actuación de Consumo son Lidl, Aldi y Dia

Los roscones se anunciaban como "con nata" cuando realmente incluyen otras sustancias. CONSUMO

La Dirección General de Consumo de Baleares ha decidido abrir expediente contra las cadenas de supermercados Lidl, Aldi y Dia por comercializar roscones de reyes en las islas que se anuncian como «de nata» y que en realidad no lo son, ya que incluso en su envase se reconoce que solo tienen «sabor a nata». Tras la visita de los inspectores del citado departamento autonómico a estos establecimientos, las citadas empresas han optado corregir inmediatamente la citada cartelería.

El control realizado por Consumo se sustenta en una denuncia presentada por la asociación FACUA contra este tipo de prácticas en las citadas cadenas de alimentación.

Desde este departamento del Govern se ha señalado que también se han realizado hoy inspecciones en instalaciones de Eroski, Bip-Bip, Mercadona, El Corte Inglés, Alcampo y Carrefour, para comprobar que en estos últimos casos su actuación está siendo correcta, dado que no aparecían carteles con publicidad engañosa.

Desde FACUA se acusa a las tres empresas, a las que se suman dos fabricantes, de publicidad engañosa, al anunciar este producto como si estuviera relleno de nata, cuando en realidad contiene otras sustancias.

Desde Consumo se ha reconocido que las tres empresas han aceptado corregir los carteles en los que se anunciaba estos productos como «de nata», pero a pesar de ello se ha optado por abrir los citados expedientes sancionadores recordando que han podido ser muchos los clientes que ya los habían comprado. En cualquier caso, desde el departamento del Govern se admite que al haber rectificado, es posible que finalmente no se aplique ninguna sanción económica.

El director general de Consumo, Félix Alonso, ha puesto de relieve que, además de los clientes que ya han comprado esos roscones pensando que realmente eran de nata se ha generado un perjuicio a las panaderías y hornos que sí utilizan el producto original, mediante la correspondiente competencia desleal, con el coste y el trabajo artesanal que supone la elaboración correcta de los roscones de reyes.

En este aspecto, ha defendido que los clientes tienen la opción de consumir el producto que deseen y optar por el precio que más les convenga, pero sin haber sido confundidos por la publicidad engañosa.

Compartir el artículo

stats