Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resumen del 2021

Tres víctimas del horror machista en sa Pobla

Un guardia civil precinta la casa donde se produjo el crimen en sa Pobla.

«He matado a Warda y al niño. Están en la casa». Con este mensaje enviado a un familiar de su exmujer, Alí Kouch, marroquí de 26 años residente en sa Pobla, confesó la autoría de unos de los crímenes más espeluznantes que se recuerdan en Mallorca. Las víctimas eran Warda Ouchane, de 28 años, y Mohamed, el hijo de siete años que ya tenían en común. Los había estrangulado. Ella, que le había denunciado dos veces por malos tratos tiempo atrás, estaba además embarazada de cuatro meses.

El horror machista golpeó a Mallorca el 17 de mayo. Fue entonces cuando el acusado reveló a su cuñado lo ocurrido mediante un mensaje de Whatsapp. Desde Valencia, este familiar contactó con sus allegados en la isla, que se colaron en la casa de la mujer en la calle Santa Catalina Thomàs, y hallaron los cadáveres. En la vivienda había rastros de una riña y las autopsias situaron sus muertes en la madrugada anterior.

Mientras las investigadores de la Guardia Civil inspeccionaban la escena, el autor del crimen llamó a la Policía Nacional para entregarse. La jefa del 091 conversó con él durante 15 minutos hasta aclarar que estaba en el polígono de Levante de Palma, donde fue detenido. Desde entonces permanece en prisión provisional, acusado de delitos de asesinato, homicidio y aborto. A priori, el caso cumple los requisitos establecidos para una condena de prisión permanente revisable.

Que Warda Ouchane era víctima de malos tratos no era un secreto ni para su entorno ni para las autoridades. La joven había denunciado dos veces a Alí Kouch por violencia machista. La primera, en 2012, desembocó en una orden de alejamiento que cesó porque él se fue un tiempo a Marruecos. La segunda, en 2018, fue retirada por la propia víctima tras volver a convivir con el acusado al año siguiente. «Le dije que Alí la iba a matar, pero ella estaba muy enamorada. Él llegaba a menudo a casa borracho, le pegaba y ella aguantaba de todo», contó una amiga de Warda tras el crimen. La delegada del Gobierno, Aina Calvo, aseguró que no hay indicios de que fallara el sistema de protección

La lacra que no cesa en Balears

Balears sigue encabezando las estadísticas de violencia machista en España. Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial vuelven a situar al archipiélago con la tasa más alta de víctimas por cada 10.000 mujeres y unas cifras que duplican la media estatal. Las denuncias han aumentado en las islas un 15,6 por ciento respecto al año anterior.

Compartir el artículo

stats