Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asociaciones de padres y sindicatos de Baleares piden una vuelta al cole presencial

La comunidad educativa también exige reducir el número de alumnos por aula y acelerar la inoculación de las terceras dosis para que lleguen a los profesores

Unos alumnos con su profesora el primer día de clase en el CEIP Aina Moll. | GUILLEM BOSCH

Una vuelta al cole presencial y lo más segura posible. Es una de las principales demandas de la comunidad educativa para afrontar el regreso a las aulas después de las vacaciones de Navidad, pese al repunte de contagios de covid por la sexta ola.

Los sindicatos y la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) coinciden en reivindicar las clases presenciales de cara a la reunión entre los Ministerios de Sanidad y de Educación con las comunidades autónomas el próximo 4 de enero para retomar el segundo trimestre escolar. Con todo, fuentes de la conselleria de Educación rechazaron avanzar qué propuestas llevará el Govern al encuentro.

En concreto, la vicepresidenta de FAPA Mallorca, Cristina Conti, aboga por un retorno dentro de la «normalidad» y considera que «cualquier medida restrictiva que afecta a la presencialidad de los alumnos es equivocada». En este sentido, la responsable lamenta que «se venda la imagen de las escuelas como si fueran un foco de infección, y no es así».

Así, desde FAPA recuerdan que un posible escenario semipresencial podría afectar, entre otras cosas, a las desigualdades educativas y, sobre todo, a la conciliación familiar. «La socialización de los niños es imprescindible para su salud mental y emocional», añade la organización.

Una idea en la que también se reafirma la presidenta del Govern, Francina Armengol, que manifestó ayer que «la escuela presencial es lo más saludable» y expresó su confianza en que el regreso a las aulas sea «lo más normalizado posible». También reiteró su petición a la ciudadanía de que vacune a los niños.

Por otro lado, en línea con las demandas educativas, el presidente de ANPE en Balears, Víctor Villatoro, apunta la importancia de priorizar la tercera dosis de la vacuna en el colectivo docente.

Aumentar la contratación de profesorado de sustitución Covid, aplicar una reducción paralela de ratios e incrementar las medidas higiénicas son las principales reivindicaciones de la organización de Villatoro. Con el objetivo de trasladar sus demandas, la organización solicitará una mesa sectorial extraordinaria con el conseller de Educación, Martí March, tras la reunión el martes.

Por su parte, el portavoz del sindicato STEI, Cosme Orell, coincide en la necesidad de acelerar la inoculación de las terceras dosis para que llegue a los profesores. Además, insiste en replantear los protocolos Covid, que solo prevén la semipresencialidad en niveles altos de riesgo a partir de segundo de la ESO, mientras que, como recuerda el portavoz, la mayoría de contagios se producen ahora en Infantil y Primaria.

Orell también exige que se tenga en cuenta que la reducción de la distancia de seguridad entre alumnos, que este curso pasó de ser 1,5 a 1,2 metros, «provoca un aumento de las ratios y, como consecuencia, de los contagios entre estudiantes».

Una cuestión que también preocupa a la organización sindical Alternativa, cuyo portavoz, Miquel Àngel Santos, cree que el repunte de casos de covid en las escuelas este curso debe a haber relajado medidas como la reducción de alumnos por aula.

Igualmente, respecto a las medidas restrictivas en los centros educativos, Santos apunta que «la función escolar no es conciliar», y que «la salud debe ser lo prioritario en cualquier escenario»; motivo por el que, desde su organización, reivindica que las normas deben ajustarse a la situación epidemiológica, independientemente de otros factores, para no poner en riesgo a los jóvenes y a los profesores.

Compartir el artículo

stats