La Justicia belga ha rechazado la entrega a España del rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, Valtònyc, al descartar ayer definitivamente el delito de amenazas, tras haber archivado antes los de injurias a la Corona y enaltecimiento del terrorismo por los que también le reclama la Justicia española.

«No hay extradición por ninguno de los tres casos (...). Se acabó. La corte ha dicho: las cosas por las que se le ha condenado en España no son crímenes en Bélgica», declaró a la prensa el abogado Simon Bekaert tras conocer la sentencia del Tribunal de Apelación de Gante, que confirma la decisión en primera instancia.

La Fiscalía podría, no obstante, recurrir el dictamen en casación como último recurso, decisión que Bekaert consideró muy poco probable. La decisión se conocerá cuando el Ministerio Público analice los detalles de la motivación de la sentencia a lo largo del día.

Para el cantante, los magistrados belgas «han demostrado que son independientes» y que «respetan estándares europeos del siglo XXI». «La sociedad belga puede estar contenta de que se haya respetado el derecho de expresión, la libertad de expresarse», declaró el mallorquín.

«Primero te ignoran, después se ríen, después te atacan y finalmente ganas. Gracias a los que me han apoyado desde mi detención en 2012, desde el exilio en 2018, al equipo jurídico y a los imprescindibles que saben que la lucha es el único camino», manifestó en su perfil de Twitter.

La sentencia se conoce después de que el Tribunal Constitucional belga dictaminase el pasado octubre que la ley de injurias a la corona de Bélgica es contraria a su propia la Carta Magna.

El caso lleva tres años de recorrido judicial en Bélgica. La justicia belga ha estado analizando la euroorden de Valtònyc desde 2018, cuando el cantante huyó allí para no ingresar en prisión en España por unas canciones de 2012.

Asistido por el mismo equipo de abogados contratado por Carles Puigdemont y sus exconsejeros independentistas huidos a Bélgica un año antes, en 2017, el músico ha estados siempre en la órbita del expresidente de la Generalitat.

Valtònyc: "Ahora seré libre en Europa y podré denunciar lo que pasa en España" EFE

Regreso a España

La sentencia abre, en principio, la posibilidad de que Valtònyc pueda regresar a España, pero no lo garantiza pues «las autoridades belgas no tienen competencias sobre las españolas» y el fallo «no tiene efecto judicial directo en España», dijo el abogado.

«Si fuera a Francia o a otros países, España podría lanzar una nueva euroorden, en cuyo caso sí podrían pronunciarse las autoridades judiciales belgas, pero no sería vinculante», manifestó el letrado.

Bekaert, que mencionó el reciente incidente en Italia con una euroorden cursada por España contra Carles Puigdemont y Tony Comín, agregó que espera que el «ruido» que generará la sentencia «impulse el debate sobre la libertad de expresión, porque en Europa no está bien mandar a músicos a la cárcel».

El rapero, además de las citadas sentencias que a ojos de la Justicia belga no justifican su entrega a España, tiene también abiertas diligencias por parte de la Fiscalía de Sevilla por un delito de odio al gritar al público de un concierto en Marinaleda en 2018 «poner una puta bomba al fiscal» y «pegadle un tiro a un guardia civil».