Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reservas económicas de los isleños seguirán creciendo en 2022

La Fundación Impulsa pronostica que la evolución al alza del ahorro se va a mantener

La sexta ola está frenando de nuevo el consumo, según los empresarios

La evolución al alza que el ahorro de los baleares esta registrando se va a mantener a lo largo del próximo año, según las estimaciones del catedrático de Economía Aplicada y director de la Fundación Impulsa, Antoni Riera. Las incertidumbres que siguen pesando en torno a la evolución de la pandemia y la decisión de muchas empresas de demorar sus inversiones explican que las reservas económicas de los residentes en el archipiélago no muestren por ahora síntomas de debilitarse.

Por lo que al ahorro familiar se refiere, hay que tener en cuenta que el coronavirus sigue impidiendo tener certidumbres sobre la evolución de la economía. En este sentido, hay que recordar el frenazo que se está registrando en el consumo que se realiza en algunos sectores, como la restauración, a causa de una sexta ola de la covid que nadie esperaba con semejante dureza.

Esas incertidumbres ante el futuro de la economía, y consecuentemente del empleo, explican que los baleares, pese a haber elevado su nivel de consumo durante los últimos meses, sigan manteniendo prudencia a la hora de realizar algunos gastos, lo que tiene su reflejo en la comercialización de automóviles.

A ello hay que sumar la prudencia de las empresas a la hora de poner en marcha nuevas inversiones, en este caso no solo debido a las incertidumbres económicas mientras se mantenga la pandemia, como podría ser el caso de lo relacionado con la actividad turística.

Porque lo que está pesando también sobre las decisiones empresariales es determinar hasta qué punto se van a poder beneficiar de los fondos de la Unión Europea (Next Generation). Según destaca Antoni Riera, lo que se está analizando es si la posibilidad de acceder a subvenciones europeas permite incluso ampliar la inversión que se tenía prevista. Dado que muchos de estos proyectos no se pondrán en marcha durante 2022, la estimación es que los fondos que las empresas tienen para ello se mantendrán como depósitos en las entidades financieras.

En este sentido, hay que recordar que el último informe de coyuntura elaborado por la patronal CAEB ya apuntaba que el crecimiento que está teniendo la inversión empresarial (un 7,3% durante el tercer trimestre del año) es apreciablemente más débil del que comienza a registrarse en el consumo (un 15,9%).

Compartir el artículo

stats