Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ciudadanos de Baleares ahorran en pandemia: los depósitos en bancos superan los 30.000 millones

La entrada de las ayudas públicas en las empresas del archipiélago dispara las reservas económicas depositadas en los bancos

Los ciudadanos de lasislas han apostado por elahorro durante lapandemia.

Los baleares cerraron el pasado verano con 30.251 millones de euros depositados en las entidades financieras, lo que supone el volumen de ahorro más importante de la historia de las islas, según el último informe elaborado por el Banco de España. Hay un dato que explica este fuerte crecimiento de las reservas económicas de los residentes en las islas, y especialmente de sus empresas: durante el mes de septiembre el Govern comenzó a autorizar el pago de los 855 millones de euros procedentes del Estado para ayudar a paliar el impacto del coronavirus, según destaca el catedrático de Economía Aplicada y director de la Fundación Impulsa, Antoni Riera.

En el citado informe no solo se pone de relieve que el ahorro balear ha batido un récord histórico, sino además el fuerte crecimiento que éste ha registrado. Esos 30.251 millones de euros depositados en los bancos suponen un alza del 10,7% respecto al verano de 2020, cuando se alcanzaron los 27.310 millones, una subida interanual que supera ampliamente los ritmos habituales.

En este apartado, hay que tener en cuenta algunos factores. El primero es que durante la pandemia los depósitos de los baleares han registrado una evolución al alza debido a lo que se conoce como ‘ahorro enjaulado’, es decir, el aumento de las reservas económicas de las familias debido a la imposibilidad de mantener un nivel de consumo habitual debido a las restricciones que se han venido aplicando, ya sea para viajar o en el campo del ocio, por ejemplo.

Y aunque es precisamente el consumo el factor que más está creciendo, según se ha destacado en el último informe elaborado por la patronal CAEB, gracias a la retirada paulatina de las citadas restricciones, éste sigue sin alcanzar los niveles previos a la aparición del coronavirus.

Pero lo que ha disparado esta cifra durante el tercer trimestre de esta año, según pone de relieve Antoni Riera, es que en su último mes las empresas del archipiélago comenzaron a recibir las ayudas aprobadas por el Ejecutivo estatal, que sumaron un total de 855 millones de euros.

Estos fondos no siempre se han destinado a amortizar los créditos que se tuvieron que suscribir para ir superando la falta de liquidez generada por la crisis provocada por la pandemia, dado que los préstamos ICO no tienen que comenzar a devolverse hasta el próximo año y además sus condiciones son muy favorables. Eso explica que haya habido muchas empresas que por el momento han optado por reservar como ahorro una parte importante de esas ayudas.

Hay un dato a añadir: las cifras aportadas en este informe contemplan únicamente el dinero destinado a los depósitos bancarios, pero no aquel que las familias y empresas del archipiélago tienen en activos bursátiles o en planes de pensiones, por citar dos ejemplos, lo que supone que sus reservas reales son todavía más elevadas.

El Banco de España señala además un aumento de la deuda de Balears respecto al verano de 2020, aunque con un ritmo de crecimiento notablemente mas moderado que el del ahorro.

Según el citado informe, el valor de los créditos pendientes de pagar alcanza en las islas los 33.940 millones de euros. En este caso, la subida respecto al mismo periodo del pasado año es de un 4,7%.

Esta menor velocidad del endeudamiento se explica en parte porque el consumo, aunque repunta con fuerza, no está todavía alcanzando los niveles previos a la pandemia, y ello a pesar de que la fuerte subida de precios que se está registrando incentiva el que se realicen compras para evitar que acceder a ese bien en el futuro pueda ser mucho más caro. Pero eso no está sucediendo, y la prueba es la moderación en la matriculación de automóviles.

También se está manteniendo un aplazamiento de muchas inversiones empresariales, en parte por las incertidumbres que siguen existiendo en torno a la evolución de la pandemia.

Pese a la compleja situación actual, hay un elemento a destacar, y es el equilibrio que se ha alcanzado en Balears entre lo que se tiene ahorrado y lo que se debe, a diferencia de lo que sucedía antes de la crisis de 2008 y durante los primeros años de la misma, un aspecto que se destaca como positivo.

En estos momentos, por cada euro depositado en un banco se deben 1,1, una situación radicalmente diferente a la que se vivía en 2010, por citar un ejemplo.

Durante el segundo trimestre de ese año, la deuda de los baleares con la banca ascendía a 46.979 millones de euros, todavía digiriendo el boom de las hipotecas que se había generado durante los años previos. Sin embargo, el valor de los depósitos era de solo 20.286 millones.

Eso supone que hace poco más de una década las familias y empresas del archipiélago debían a los bancos 2,3 euros por cada uno ahorrado.

Compartir el artículo

stats