Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Son Espases prevé realizar unos 20 trasplantes de hígado al año en 2023

Un hombre de 53 años, primer trasplantado hepático en Balears

El grupo de sanitarios que participó en el trasplante con el director gerente, Josep Pomar, con traje y corbata, en el medio

Los pacientes de Balears que requieran un trasplante de hígado ya no tendrán que desplazarse a Barcelona y esperar varios meses lejos de su hogar y su familia a que aparezca un donante. 

El pasado 27 de octubre, una vez completados los trámites con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), se halló un órgano compatible con el grupo sanguíneo del candidato a recibirlo, un varón de 53 años. Dos días después, a primera hora del día 29, comenzaba la primera de las intervenciones para extraer el hígado del donante, una operación con la que los profesionales del servicio de Cirugía General y Digestiva están muy familiarizados porque no en vano llevan más de 8 años realizándola para mandar los órganos a otros centros de peninsulares donde eran esperados por sus potenciales receptores. 

Pero en esta ocasión y por primera vez en la historia de la sanidad de Balears, el hígado se quedó en Mallorca para prolongar la vida de un ciudadano de esta comunidad. Llucia Boned, codirectora del programa de transplante hepático de Son Espases conjuntamente con José Miguel Morón, reveló que, de media, el 85% de los pacientes trasplantados sobreviven a los diez años de la intervención. Y, como apuntó el doctor Xavier González, jefe de Cirugía General y Digestiva y uno de los principales impulsores del programa, sin este órgano vital difícilmente se puede sobrevivir más de un año.

Ambos codirectores señalaron además que el hecho de que la hepatitis C ya tenga tratamiento farmacológico no resta candidatos a estos trasplantes y que, más bien al contrario, el hecho de poder evitar infecciones de este tipo tras la intervención aumenta la supervivencia de los trasplantados. El primer trasplante hepático concluyó con éxito y, desde mediados de mes, el paciente ya se encuentra en su casa y con buena evolución.

El día de la intervención todo empezó a las seis de la mañana y fueron precisos dos operaciones minuciosamente coordinadas en el tiempo que se prolongaron durante 9 horas y en las que intervinieron no menos de veinte profesionales de Son Espases entre cirujanos, anestesiólogos y enfermeros que estuvieron acompañados y asesorados en esta primera vez por otros tres especialistas del Clínic de Barcelona [un cirujano, un hepatólogo y un anestesista]. 

La coordinación y rapidez devienen fundamentales ya que, una vez extraído el hígado, todo el tiempo de más que permanece en una nevera antes de ser implantado en su receptor merma su funcionamiento posterior. Fernando Barturen, jefe de Anestesia, reveló que en las operaciones participaron 3 anestesistas y 2 enfermeras en la que calificó como una de las intervenciones más complicadas en las que han participado.

Por su parte, el director general del IB-Salut, Juli Fuster, señaló que este hito asistencial solo ha sido posible solo gracias «a la gran implicación de los profesionales» de Son Espases y abundó en que el afán de su departamento pasa por acercar las prestaciones y los servicios a la ciudadanía de este archipiélago , resida donde resida.

Por último, el gerente Josep Pomar estimó que dentro de un par de años, en 2023, el hospital de referencia ya habrá alcanzado su velocidad de crucero y estará en disposición de realizar unos 20 trasplantes hepáticos al año. Fuentes sanitarias revelaron que en estos momentos 5 baleares estarían esperando un hígado en Barcelona, 2 en el Clínic y 3 en Bellvitge, que podrían ser derivados aquí para ser trasplantados más cómodamente y junto a sus familiares.

  

Compartir el artículo

stats