Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consejos para no bajar la guardia

Las Navidades de Ómicron: Decálogo para sentarse a la mesa

Ante el repunte de contagios y la amenaza de ómicron, para celebrar la Navidad el doctor Javier Arranz recomienda reunirse con el menor número posible de personas, preferiblemente al aire libre y con la mascarilla puesta mientras no se esté comiendo

Las Navidades de Ómicron: Decálogo para sentarse a la mesa

El auge de la variante ómicron coloca a la población en una situación complicada. Mientras la covid deja datos incluso peores que los de hace un año, las familias están deseando reunirse para celebrar la Navidad y despedir el duro año. Por suerte, la pandemia no está en la casilla de salida, y las medidas de seguridad más importantes ya están presentes en muchos hogares. 

Igualmente, el doctor Javier Arranz, portavoz del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Balears, ofrece consejos y claves concretas para sentarse a la mesa estas fiestas de manera prudente y segura.

Mascarilla

Es recomendable ponérsela antes y después de la comida. Llevar la mascarilla puesta antes y después de la comida o cena es lo más recomendable. Mientras se espera a los invitados, y durante la sobremesa, conviene cubrirse correctamente la boca y la nariz. Consciente de que esto puede llegar a ser extraño entre familiares, el doctor Arranz aconseja acordar las medidas de higiene previamente con los invitados, o avisar del protocolo que se llevará a cabo, con el objetivo de que los asistentes no se vean cohibidos a la hora de ser prudentes.

Núcleos familiares

Cuantas menos personas asistan, menor riesgo se asume. Este año, las autoridades han evitado imponer restricciones respecto al número de personas que pueden reunirse. En este sentido, Arranz prefiere apelar al sentido común, pero avisa: cuantos menos asistan, menor riesgo se asume. Lo recomendable es que los invitados sean las personas que forman parte del entorno habitual de cada uno y restringir en lo posible la vida social unos días antes de la celebración.

Ventilación

Se puede airear el espacio de forma continua o intermitente. En espacios interiores, la ventilación es una medida efectiva para prevenir los contagios, recuerda Arranz. Lo mejor es hacerlo de manera continua, de forma que siempre haya aire circulando. Sin embargo, si hace frío o supone un problema para los más mayores, el doctor aconseja ventilar de forma intermitente, por ejemplo cada treinta minutos. Lo importante, dice el médico, es hacerlo antes de que el ambiente se llegue a notar cargado.

Platos para compartir

Mejor servirlos con cubiertos individuales y no reutilizables. Respecto a los entrantes para picar, es mejor servirlos con cubiertos individuales para cada invitado y evitar tocar la comida con las manos. Además, Arranz recomienda que el cubierto que se lleve a la boca no vaya después al plato compartido, por lo que son mejores los utensilios que no se vayan a reutilizar, como los palillos. También es posible colocar un solo cubierto -sin que nadie coma directamente del mismo- para que cada persona se sirva en su plato individual, y volverlo a poner en el compartido cuando haya terminado.

Distancia interpersonal

Es preferible comer en dos mesas que todos apiñados en una sola. El doctor Arranz recomienda tratar de mantener al máximo la distancia interpersonal entre cada invitado, aunque es consciente de que esto puede ser difícil en función del espacio y el número de personas. En cualquier caso, es mejor comer en dos mesas que apiñarse para caber en una grande.

Antígenos

Son fiables durante los cinco primeros días de síntomas. Las pruebas de antígenos de la farmacia solo son fiables si se tienen síntomas desde hace poco. En concreto, si hace menos de cinco días; si no es así, es mejor optar por otro tipo de prueba diagnóstica, explica el portavoz. Si es posible, Arranz abre la puerta incluso a realizarse dos test, uno pocos días antes de la reunión familiar y otro el mismo día. En caso de que no queden en la farmacia, el médico recuerda que se puede prescindir del test, pues con o sin prueba negativa hay que cumplir todas las medidas igual.

Cuarentenas

El confinamiento tiene que cumplirse hasta el final. El doctor Arranz recuerda que, en caso de estar en cuarentena por contacto estrecho, hay que cumplir el confinamiento hasta el final. Si, por ejemplo, se hace una excepción porque el invitado (con PCR negativa) termina la cuarentena justo un día después de la cena de Navidad, tendrá que comer separado de los demás y cumplir las medidas de forma estricta. Sin embargo, si acaba de pasar la enfermedad, no hay excepciones; no podrá acudir a la cena, aunque falten horas para terminar su periodo de confinamiento.

Restaurantes

Si se celebra fuera de casa, hay que elegir un lugar seguro. Para el doctor, no importa que la celebración sea en casa o en un restaurante mientras se sigan las medidas de precaución. Es preferible reunirse al aire libre, y si en casa no es posible, se puede ir a un local con terraza. En cualquier caso, el portavoz pide a las familias que escojan lugares seguros, con buenos sistemas de ventilación, medidores de CO2, y donde el certificado covid sea un requisito para que los clientes accedan.

Pacientes de riesgo

Mascarilla FFP2 con las embarazadas o los inmunodeprimidos. Las familias que tengan pacientes de riesgo, como las embarazadas o las personas inmunodeprimidas, tendrán que extremar las precauciones a la hora de reunirse. El médico recomienda que las personas vulnerables acudan al encuentro con mascarilla FFP2, que aumenta el nivel de filtrado. De hecho, lo ideal es que todos los comensales lleven este tipo de cubrebocas para garantizar la máxima seguridad.

No vacunados

Conviene extremar las precauciones con los no inmunizados. Los no vacunados, de alguna forma, se suelen ver apartados de este tipo de celebraciones. Para Arranz, pueden ocurrir dos cosas: o que se vea forzado a inmunizarse por la presión familiar, o que reaccione de forma negativa y acabe más renegado. En cualquier caso, si un comensal no está vacunado, conviene maximizar las precauciones, porque hay una mayor probabilidad de que esté contagiado. Y si en la reunión participa algún paciente de riesgo, recuerda Arranz, conviene pensárselo dos veces para minimizar el riesgo.

Compartir el artículo

stats