Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SANIDAD

Las farmacias siguen sin test covid y reservando los pocos que tienen para sus clientes

La Cooperativa d’Apotecaris, que distribuyó equitativamente los 2.500 que llegaron el martes, confía en recibir entre cinco y diez mil más esta semana

Un empleado de la farmacia Piña Fuster muestra un autotest reservado para un cliente

«Mas que demanda lo que hay es una auténtica psicosis que está aumentando asimismo la demanda de los autotest de covid-19», explican desde la farmacia María Victoria Piña Fuster de Palma que, como muchas otras boticas comunitarias, está reservando los pocas pruebas diagnósticas de las que dispone para sus clientes habituales ya que, razonan, se deben antes a ellos que a las personas que están buscando desesperadamente los test por todas las farmacias posibles.

Desde la citada farmacia ubicada en el Amanecer de Palma señalan que esta alta demanda no ha provocado un alza de los precios. Al menos no en los establecimientos reglados, porque por Amazon ya se pueden pedir autotest a razón de unos 18 euros por unidad, precio notablemente mayor que los oficiales que oscilan, dependiendo del modelo y de la farmacéutica, entre los 5 y los 8 euros.

Desde esta botica también informan que los 2.500 autotest que la Cooperativa d’Apotecaris distribuyó el pasado martes no dieron para mucho. A ellos les suministraron tan solo seis test.

Como también tiene otros proveedores de este producto, la farmacia Piña Fuster recibió ayer mismo otro centenar de pruebas diagnósticas que fueron insuficientes para satisfacer sus necesidades reales. 

«Hemos recibido cien pero teníamos a 130 clientes en lista de espera», revelaron con ese dato cuál es la situación a tan solo dos días de las fiestas navideñas y las cenas y reuniones familiares a las que la gente quiere acudir con la certeza de que no puede infectar a sus seres queridos.

«Sí, el martes recibimos 2.500 test y los distribuimos de manera uniforme por farmacia y día», confirmaron desde la Cooperativa d’Apotecaris sin saber precisar cuántos se repartieron por cada farmacia. Como hay unos 450 establecimientos farmacéuticos desperdigados por todo el archipiélago, las cuentas salen.

La Cooperativa añadió que desde ayer a finales de semana han pedido entre 5.000 y 10.000 test más, aunque ignoran por completo cuantos les acabarán llegando finalmente.

«Y la semana que viene recibiremos nuevos envíos», apuntaron señalando que, en total, han solicitado unas 60.000 pruebas, entre las que ya se incluirían las repartidas y por llegar de esta semana, «para cubrir los previsibles picos de demanda que se producirán durante estas fiestas», avanzaron los mayores distribuidores de medicamentos y productos sanitarios a las farmacias de Balears que asimismo recalcaron que este desabastecimiento generalizado por todo el país es fundamentalmente «un problema de proveedores, no de distribución». 

Vamos que las empresas que los fabrican no están pudiendo atender una demanda tan fuerte e inesperada como, compararon, la acontecida con las mascarillas al inicio de esta pandemia.

Compartir el artículo

stats