Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vacunación infantil: «No estéis nerviosos, no duele nada»

Más de 400 niños pasaron ayer por Son Dureta para inocularse la primera dosis

María García de Castrillón se vacunó ayer junto a su hermana Aina en Son Dureta. Irene R. Aguado

Un paso más hacia la nueva normalidad. Balears ha arrancado la vacunación infantil y la ciudadanía ha respondido: en menos de 24 horas, unos 6.000 niños solicitaron cita previa para inocularse la primera dosis ayer.

Los menores con enfermedades oncológicas o crónicas se pueden vacunar a partir de los 5 años en Son Espases. La franja de edad de los niños sanos es de 9 a 11 años, aunque la idea es bajar progresivamente la edad hasta alcanzar toda la población infantil, unas 36.000 personas.

A partir de las 15:00 horas, el vacunódromo de Son Dureta, en el que se han habilitado dos líneas pediátricas que darán cobertura al dispositivo, se empezó a llenar de familias que llegaban con los menores listos para recibir el pinchazo. En total, más de 400 niños pasaron ayer por las instalaciones para inyectarse el preparado de Pfizer.

El joven Jordi Romero, de 11 años de edad, fue el primer niño vacunado en Mallorca. El menor permaneció en la zona de espera durante unos minutos después de inocularse, como le indicaron los sanitarios, aunque poco tiempo después se impacientó y aseguró que se encontraba bien.

15

Jordi Romero, de 11 años de edad, el primer niño vacunado en Mallorca. Manu Mielniezuk

«Al principio tenía miedo, pero después casi no he notado el pinchazo», confesó el menor, acompañado de su padre y su hermana: «Solo me he dado cuenta cuando ha salido la aguja». Sus familiares pudieron acompañarle hasta el interior de la carpa y hablar con él mientras le inyectaban el preparado para tranquilizarle.

El padre del menor, José Romero, expresó su tranquilidad porque «ahora, por fin, la familia al completo ya está vacunada». Sin embargo, como medida de precaución, todos se realizarán pruebas diagnósticas antes de acudir a las cenas de Navidad para evitar posibles contagios.

Mientras, las caras serias, nervios, e incluso algún que otro sollozo de los niños que entraban a la carpa contrastaban con las expresiones de alivio y alegría de los que salían.

María García de Castrillón, 11 años, que acudió junto a su hermana Aina de 9 años y su madre a vacunarse, vio a varios jóvenes inquietos en la fila y les aseguró: «No estéis nerviosos, no duele nada».

La menor solo tuvo palabras de tranquilidad para sus compañeros. «Que no se preocupen, que apenas se nota», explicó mientras salía del vacunódromo con su familia. «Yo he llegado con miedo, pero me he sentido mejor cuando he visto que los niños no salían con la cara roja de llorar», dijo entre risas.

Miriam Pérez, por su parte, salió tranquila y calmada de la carpa. Con tan solo nueve años, ella tuvo la iniciativa de insistir a su progenitora para vacunarse cuanto antes: «Ahora me siento más segura», manifestó tímidamente. Su madre, que posó sonriente junto a ella ante la cámara, la llevó a merendar después de inocularse para celebrarlo.

Miriam Pérez posa con su madre después de inocularse la primera dosis. Irene R. Aguado

La mayoría de los pequeños llegaban directamente desde el colegio, con el uniforme todavía puesto, e incluso algunos decidieron ir con sus amigos, como Chris Dejonghe y Álex Coll, ambos de 11 años. Al preguntarles por el dolor, los dos se miraron con complicidad y llegaron a la misma conclusión: «Nada de nada. No duele».

La madre de Dejonghe confesó que estaba deseando que su hijo fuera de los primeros en vacunarse: «Es la única manera de salir de esto», aseguró. Junto a ella, la madre de Coll expresó lo «contenta» que estaba por haber podido vacunar a Álex por fin.

Con todo, la tónica general en la primera jornada de vacunación fue de tranquilidad y satisfacción por parte de los padres más comprometidos y veloces en vacunar a sus hijos, que vieron, al fin, a sus pequeños inyectándose la esperada fórmula que les protegerá contra el coronavirus y les ayudará a regresar a la normalidad que les arrebató la pandemia.

Arranca la vacunación infantil en Balears en la franja de edad entre 9 y 11 años

Arranca la vacunación infantil en Balears en la franja de edad entre 9 y 11 años M. Mielniezuk

Compartir el artículo

stats