Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tres olas mayores de la pandemia han tenido lugar en 2021

La incidencia vigente del coronavirus nunca se registró en 2020, y la tasa de positividad desbocada carece de precedentes desde el inicio de la pandemia

Una sanitaria de Son Espases, en una foto de archivo

La idea de que la covid es una enfermedad del año pasado viene desmentida por su auge incontenible durante 2021 en Balears. De ahí que el escalafón de los sucesivos impactos se halle en continua ebullición. La sexta ola en curso se encaramó ya en noviembre al cuarto lugar del escalafón, con la esperanza de que se apaciguara dado que la pendiente de su ascenso era más suave que en sus predecesoras.

Sin embargo, por algo Mark Twain aconsejaba resistirse a la especulación. La inclinación de la sexta ola se ha hecho más pronunciada, según se observa en la gráfica que compara los ingresos hospitalarios de los sucesivos embates en la isla de Mallorca. De esta forma, la oleada que no ha tocado techo ya es la tercera en intensidad desde marzo de 2020, con el añadido de que las tres sacudidas de mayor magnitud se han registrado durante el presente 2021. En concreto y por orden de gravedad, el pasado verano, en enero y ahora mismo.

En un indicio preocupante, la curva de ingresos hospitalarios en Mallorca registra su mayor pendiente histórica. Hasta la fecha, ese ascenso vertiginoso no se ha trasladado a los enfermos críticos que han precisado de cuidados en una UCI. Ahora bien, la pauta instaladas en las oleadas precedentes permite vaticinar que se registrará una correlación, salvo que la doble vacunación presente en una mayoría creciente de enfermos haya atenuado suficientemente la gravedad de las infecciones.

La incidencia vigente del coronavirus, que esta semana se aproxima a los quinientos nuevos contagios quincenales por cada cien mil habitantes, nunca se registró a lo largo de 2020. La oleada otoñal del año pasado, que competía cerradamente con la ola actual, ha sido apisonada con vigor. En propiedad, 2021 es hasta la fecha el año dominante de la covid en la comunidad, con tres picachos que empequeñecen los datos del pasado ejercicio.

Las perspectivas pesimistas que transmite la incidencia acumulada no mejoran al trasladarse al índice de la positividad, en cuanto porcentaje de los test realizados que ofrecen un resultado positivo. Esta tasa también ha adquirido una aceleración de vértigo, y ya es la más alta desde los albores de la pandemia. En los meses de marzo y abril de 2020 se alcanzaron niveles del veinte por ciento, con un enfermo por cada cinco ensayos. A partir de ahí se registró un abrupto descenso, pero las tres grandes oleadas de este año han superado ampliamente el once por ciento.

Gráfico de las olas de covid de 2021

Gráfico de las olas de covid de 2021

Con porcentajes diarios por encima del doce por ciento de positivos y una acumulación asentada en el once, se llegan a triplicar los parámetros que la Organización Mundial de la Salud y las instituciones europeas equivalentes consideran aceptable para enderezar la situación. La covid se encuentra ahora mismo descontrolada en Balears, por encima de cualquier tentativa de rastreo y trazado de contactos estrechos según han podido comprobar buena parte de los nuevos enfermos.

La covid se encuentra ahora mismo descontrolada en Balears, por encima de cualquier tentativa de rastreo

decoration

Los ocho centenares largos de contagios registrados el pasado martes se producen con cuatro de cada cinco ciudadanos de Balears vacunados, uno de cada diez con el booster o tercera dosis, la exigencia de un pasaporte covid, mascarillas en interiores y una panoplia de medidas auxiliares. El pasado cuatro de diciembre se implantaba la obligatoriedad de documentar la pauta completa en los locales de restauración. Aquel día, la incidencia acumulada en la comunidad era exactamente de 400, 0, como si los números redondos anticiparan una nueva época con el marcador a cero. Diez jornadas después de la puesta en marcha de las restricciones, el pasado martes se alcanzaba la cifra de 480 y sin trazas de mejoría, siempre de acuerdo a los datos oficiales.

La primera etapa del pasaporte covid ha coincidido con un incremento del veinte por ciento en el número de contagios. Frente a este dato preocupante, se yergue el argumento poderoso pero especulativo de que la situación sería todavía peor sin el certificado. En ese mismo plazo, cinco mil personas se han animado a inyectarse la primera dosis, un contingente que de momento no justifica la medida radical.

Compartir el artículo

stats