Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Efecto ómicron: retrasará las reservas para las vacaciones del próximo verano

Varapalo para los turoperadores acostumbrados a hacer caja a inicio de año con las ventas anticipadas

Panel de facturación en el Aeropuerto de Mallorca

El azote de la nueva variante del virus ha provocado que el Reino Unido vuelva a endurecer su política de restricciones a los viajes y que desde el nuevo gobierno alemán ya se pida desistir de los desplazamientos esta Navidad. Con la escalada de los contagios regresa el desconcierto y hace mella en la confianza de los turistas: El efecto directo de ómicron se traduce en que se retrasarán las reservas de las vacaciones del verano 2022.

Es al calor de las reuniones familiares de Navidad y en enero y febrero cuando los turistas de los dos principales mercados emisores, Alemania y Reino Unido, discuten sobre dónde pasarán las próximas vacaciones de verano. Con el clima de nerviosismo que vive Europa, esas decisiones se van a posponer.

«La sacudida de la pandemia lo que ha cambiado es la antelación de las reservas», comenta Arturo Ortiz, consejero de Turespaña en Berlín. «En Navidad, enero y febrero los alemanes hacían las reservas masivamente», algo que parece quedarse ya para el pasado. «Se están moviendo unos meses; es un cambio que puede generalizarse y es muy posible que no haya tantas reservas a principios de 2022», apunta Ortiz.

Con el consejero de Turespaña en Berlín coinciden otras fuentes del mercado británico: «Habrá que ver cuánto dura la variante ómicron, pero se van a retrasar las reservas».

El principal destino damnificado es Canarias, el archipiélago atlántico atrae a muchos alemanes y británicos en invierno. En este sentido, fuentes de la turoperación destacan que la alarma creada con ómicron le pilla a Balears en su mejor momento, «son las peores semanas» para las islas, de ahí que se vean menos perjudicadas.

Pero el temor a la rápida transmisión de la covid con ómicron y la vuelta de las restricciones al Reino Unido —obligación de test covid antes de subir al avión, cuarentena a la vuelta hasta tener un PCR negativo dos días después y reclamo de la doble vacunación, cuando muchos niños aún no han sido inoculados— «a los turoperadores les viene fatal». Desde Londres se asegura que las mayoristas «hacen caja con las ventas anticipadas, por lo que van a tener un inicio de 2022 muy complicado».

Esta semana TUI hizo públicos sus resultados del ejercicio 2021, ha perdido más de 2.467 millones de euros. «Todo el mundo estaba muy calmado», pero ahora el nerviosismo ha vuelto a instalarse en el sector turístico del Reino Unido. «Llueve sobre mojado».

Compartir el artículo

stats