Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TUI pierde 2.467 millones de euros este año, un 22% menos que en 2020

Para la próxima temporada Joussen pronostica que las reservas ya alcanzarán los niveles previos a la crisis

El consejero delegado de Grupo TUI, el alemán Fritz Joussen. | DM

El Grupo TUI pierde 2.467,2 millones de euros en 2021, lo que supone un 21,6% menos que en el ejercicio anterior, después de una temporada de verano que su consejero delegado, Fritz Joussen, califica de éxito tras la progresiva reanudación de la actividad turística en muchos de los destinos donde opera el gigante alemán.

TUI hizo ayer públicos los resultados de su ejercicio 2020/2021, que terminó en septiembre pasado. Facturó 4.731,6 millones de euros, un 40,4 % menos, informa EFE.

El grupo turístico alemán tuvo el pasado ejercicio una pérdida operativa de 2.012,8 millones de euros un 30,1 % menos.

El consejero delegado de TUI subraya en el comunicado difundido ayer que la compañía tuvo «una temporada de verano de éxito después del relanzamiento» de las vacaciones de los europeos. En ese sentido señala que las ganas de viajar se mantienen y hacen reflotar la industria turística. «El negocio operativo de TUI se ha recuperado significativamente en el último trimestre financiero de 2021» y en el primer trimestre de 2022 «está casi completamente reservado al 93 %», lo que significa que» estamos ahora al 69 % del nivel de capacidades anteriores a la crisis», añade Joussen.

Optimismo para el verano

En medio de la nueva ola de covid a las puertas de las vacaciones de Navidad y de que las restricciones de los gobiernos a la movilidad siguen planeando con la cepa ómicron circulando, a pesar de que la UE se resiste de momento a limitar los viajes, el alto ejecutivo alemán mira la próxima temporada con optimismo. Espera que el verano 2022 los niveles de reservas vuelvan a ser similares a los de 2019. Y de cara al programa de invierno, todo dependerá de los contagios y de «las decisiones políticas» ante la nueva variante.

La división hotelera de TUI y sus turoperadores de las regiones central (Alemania, Austria, Suiza y Polonia) y occidental (Bélgica, Países Bajos y Francia) han registrado beneficios trimestrales positivos por primera vez desde que empezó la crisis.

Por otro lado, el grupo alemán incide en que ha logrado un 60 % de ahorro anual de costes de los 400 millones de euros que había anunciado para 2023. También señala que el cuarto trimestre financiero de 2021 casi ha rozado el equilibrio en sus cuentas.

Joussen asegura que la compañía está logrando entradas de efectivo importantes en muchos mercados en los que opera, con ventas para el primer trimestre financiero de 2022 que apuntan a que el próximo verano las reservas estén normalizadas.

Durante 2021 TUI logró reducir su deuda con «exitosas medidas de refinanciación», por lo que mantiene «una liquidez muy sólida», se afirma en la nota de prensa.

En este sentido cabe recordar el gran apoyo que recibió la compañía alemana de su socio mallorquín, RIU Hotels & Resorts, que el pasado mayo adquirió el 49 % de la propiedad de 19 hoteles (el otro 51 % estaba ya en manos de la familia Riu) que operan bajo la marca de la hotelera mallorquina y dos terrenos con proyectos en construcción en México y Senegal, por 670 millones de euros. TUI mantiene la participación del 50 % en RIUSA II S. A., la empresa que gestiona y opera los hoteles RIU y que fundaron ambas compañías en 1993.

Más de 5 millones de turistas

Tras cerrar un año en el que el gigante de la turoperación movilizó 5,4 millones de turistas, los precios de las reservas para el invierno 2022 son de media un 15 % más elevados que en 2019 y hasta un 23 % más para el verano, sumando más de 1,4 millones de reservas desde octubre, cuando la compañía hizo su última actualización. En total el grupo registra 4,1 millones de reservas para este invierno y la próxima temporada alta.

Los británicos, de nuevo sometidos a los test

La errática política del Gobierno británico para los viajes internacionales ha vuelto a poner en vigor las pruebas diagnósticas para los viajeros que regresan a su país. De nuevo están obligados a presentar un test negativo en covid antes de volver al Reino Unido.

Ante el temor a que la nueva variante del virus, ómicron, se extienda por el país, los viajeros deben hacerse un test cuarenta y ocho horas antes de iniciar el viaje de vuelta. Además de que tienen que reservar una PCR para hacérsela a más tardar el segundo día una vez ya se encuentren en Inglaterra. Hasta que no tengan el resultado negativo deberán guardar cuarentena. Y en caso de dar positivo en covid el aislamiento será de diez días.

Estas medidas están en vigor para las personas con la doble pauta de la vacunación. Los niños de 5 a 17 años tienen que seguir las mismas reglas que las personas vacunadas y los menores de cuatro años están exentos de test.

El sector turístico británico asiste atónito a esta marcha atrás sin que su gobierno, se lamenta, anuncie medidas de apoyo a las empresas.

Compartir el artículo

stats