El sindicato Alternativa Docent agradeció ayer que «otras entidades se adhieran a la reivindicación» que reclama equiparar los complementos de residencia y que, según recuerdan, ellos iniciaron en 2017.

La organización explicó que, gracias a la iniciativa, en 2018 el Parlament balear aprobó por unanimidad una PNL que instaba al Govern a negociar la cuestión con el Ejecutivo e incluirla en el Régimen Especial de Balears (REB).

Sin embargo, durante estos años todavía «ni siquiera se ha exigido que se incluya», pese a la «pérdida de poder adquisitivo» de los profesores.

Alternativa apuntó que esta exigencia «no es un capricho» y que el trabajo debe «remunerarse como toca» para «atraer a los mejores profesionales».