A las 12 del mediodía de mañana trabajadores públicos sanitarios, docentes y del CSIF se concentrarán frente a las puertas del Consolat de la mar provistos de plátanos para exigir al Govern que equipare su complemento por indemnización de residencia al de sus homólogos canarios que, fuentes de la Plataforma por la Igualdad de los Servicios Públicos (UNISEP) creada para esta reivindicación cifraron en unos 500 euros mensuales para las islas más pequeñas y peor comunicadas del archipiélago canario y de 200 para las mayores.

En Balears, han contrapuesto, tanto los funcionarios que trabajan en Mallorca como los que lo hacen en Menorca, Eivissa y Formentera apenas reciben cien euros mensuales por este concepto. Los empleados han adelantado que acudirán a la concentración provistos de racimos de plátanos para expresar a la presidenta Armengol su descontento por el agravio comparativo con sus compañeros canarios. Han lamentado asimismo que este complemento lleva sin actualizarse en Balears desde el año 2007.