Si no las para el patriarcado, tampoco la lluvia. Medio millar de feministas marcharon ayer en la manifestación convocada por el 25 N bajo el lema ‘Hartas de violencias machistas’.

La movilización comenzó en la Plaça del Mercat, frente a la Audiencia de Palma; una localización escogida a conciencia que reaviva el debate del machismo en la justicia. Las protestantes —mujeres, la gran mayoría—, desfilaron por Las Ramblas cortando el tráfico al ritmo de la batucada Femso, que amenizó la marcha con tambores, timbales, cajas y silbatos.

A medio camino, poco después de empezar la concentración, el temporal no dio tregua y rompió a llover. Las manifestantes estaban avisadas; y, por lo visto, preparadas. En pocos segundos, la imagen de la protesta se transformó en una enorme reunión de paraguas de colores que siguieron marchando, sin que el chaparrón las entorpeciera lo más mínimo.

En total, más de 500 personas, según las cifras iniciales de la Policía, caminaron «hartas» para reivindicar una vida libre de agresiones. Así, el feminismo volvió a tomar las calles después de un año de pandemia que frustró la convocatoria el último 25 N por las duras restricciones.

Los carteles con clamores como ‘Queremos ser libres, no valientes’, ‘No son muertas, son asesinadas’, ‘Somos el grito de las que no están’, ‘Mi cuerpo, mi templo, mi decisión’ y ‘No es no’ también se resguardaron de la lluvia, aunque las protestantes, convocadas por el Moviment Feminista de Mallorca, siguieron voceando las proclamas a todo pulmón y animando a los mirones a que se unieran a su marcha. Una pancarta con el lema ‘Aturem el terrorisme masclista’ encabezaba el acto.

El recorrido continuó por la calle Oms hasta llegar a la Plaza de España. Con el temporal más calmado, se llevó a cabo la lectura del manifiesto. Este año, el texto es «radicalmente diferente», como explicó la portavoz del Moviment Feminista Cécile Parra.

Manfiestación del 25-N en Palma: "No estamos todas, faltan las asesinadas" B. Ramon

Recoge los testimonios reales de mujeres que, en algún momento de su vida, han sufrido la violencia machista. «Han sido muy valientes por compartirlo con nosotras», dijo la portavoz, aunque, según aseveró, no son casos aislados: «Todas las mujeres que estamos aquí hemos sufrido en algún momento la violencia machista. Todas», aseguró Parra.

Además, en el escrito se recordó de manera especial a Warda Ouchane, a su hijo de siete años y al bebé del que estaba embarazada, asesinados a manos de su pareja en sa Pobla el pasado mes de mayo. En su memoria, las feministas hicieron un atronador minuto de ruido en la Plaza de España.

La portavoz recordó que, «tristemente», Balears lidera la tasa estatal de víctimas por violencia machista, incluso aunque «en el caso de las agresiones sexuales, muchas mujeres no denuncian». Como sociedad, hay que preguntarse por qué no se atreven a denunciar, explicó Parra.

Por su parte, la consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, aseguró en declaraciones a los medios que las mujeres que sufren la violencia machista «no están solas», y que tienen «todo el apoyo y la colaboración del Govern», que pondrá a su abasto, aseguró la responsable, «todos los recursos para salir de esta situación».

Un minuto de silencio por las víctimas

Un minuto de silencio por las víctimas |

Càritas Mallorca, en el marco de la celebración del 25 N, guardó ayer un minuto de silencio en un acto celebrado en Palma junto con el Obispado de Mallorca, en recuerdo a las víctimas que han sufrido y sufren la violencia machista.