Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejar a los niños de las pantallas, el reto de los futuros profesores

El CESAG acoge una mesa redonda para reflexionar sobre el abuso de las tecnologías en los jóvenes

Los expertos dieron consejos a los estudiantes de Educación para paliar el abuso de Internet. | CESAG

El uso problemático de Internet puede llegar a ser similar al abuso de sustancias estupefacientes. Es una de las afirmaciones que se hizo ayer en la mesa redonda que organizó el Centro de Enseñanza Superior Alberta Giménez (CESAG), dirigida a sus estudiantes de Educación para reflexionar sobre el papel de la escuela en el consumo de las pantallas.

La charla planteó de qué manera deben intervenir los profesores para paliar el abuso de las tecnologías en los jóvenes, e incluso contó con la intervención de Eugenia Berrio, madre de un niño con Uso Problemático de Internet (UPI). La incontrolable adicción de Maxi, el menor afectado, tuvo que ser tratada en Proyecto Hombre, y aunque el pequeño se recupere, el problema ha impactado de lleno en su rendimiento académico y sus relaciones sociales y familiares.

Para no llegar a este punto, los expertos reflexionaron sobre los síntomas que indican que un niño está haciendo un uso patológico de Internet, y el papel de los maestros para prevenir esta situación.

Antes de empezar la charla, se realizó una encuesta entre los jóvenes presentes en la sala. Los datos que arrojó el sondeo fueron cuanto menos significativos: la mayoría no se había leído ningún libro en los últimos tres meses, aunque casi todos habían visto más de una serie o película en este mismo periodo.

Así, las pautas que dieron los especialistas partieron de la base de que su público, los futuros profesores, eran nativos digitales que habían vivido de primera mano el impacto de la tecnología en la infancia.

Los expertos señalaron el sentido crítico como la única herramienta que salva de la hiperconectividad

decoration

No tener dispositivos en la habitación, programar actividades alternativas que no requieran de conectarse a la red y no recurrir a las redes sociales para superar los momentos negativos fueron algunos de los consejos que dieron los expertos. También se recomendó consensuar con los más pequeños las reglas de uso de Internet y, si fuera necesario, instalar una aplicación de control parental, como Qustodio.

Pero, sobre todo, la mesa puso el acento en el sentido crítico como la única herramienta que salva a los usuarios de la hiperconectividad: saber establecer los límites entre la realidad y la ficción y restringir el uso de las nuevas tecnologías es la mejor filosofía para dar ejemplo a los jóvenes.

Y es que, como advirtieron los expertos, Internet puede ser peor que una droga; se camufla en el entretenimiento y esconde el peligro real que acarrea consumirlo en exceso.

Intervinieron las profesoras de los grados de Educación en el CESAG Maria Magdalena Cortès y Alexandra Lizana; el director general de Consumo del Govern, Fèlix Alonso; el secretario general de Escola Catòlica en Balears, Antoni Vives, y la orientadora de Proyecto Hombre Gisela López.

Compartir el artículo

stats