Un numeroso grupo de agentes de la Policía de Palma se concentró ayer frente a la delegación del Gobierno, convocados por los diferentes sindicatos, para protestar contra la reforma de la ley de seguridad ciudadana, que está impulsando el Ejecutivo. Los agentes contaron con el apoyo de políticos del PP, Ciudadanos y Vox. Los policías cuestionan que la nueva ley lo que pretende es quitarles autoridad. Por ejemplo, se quejen de que ya no se sancionen manifestaciones o protestas no autorizadas, ni tampoco se persiga que aparezcan fotografías en las redes de funcionarios policiales. La protesta se realizó en todo el Estado.