Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inspección de Trabajo perseguirá la explotación laboral en Baleares

En el último año se han propuesto sanciones por incumplimientos por valor de más de dos millones de euros

Una recuperación sin la explotación laboral

El Govern balear afronta la esperada recuperación económica, que se prevé que se producirá el próximo año, situando su foco de vigilancia en la explotación laboral. Por ello, el departamento que dirige el conseller Iago Negueruela anunció esta tarde que se aumentará el control sobre la situación laboral de los trabajadores que serán contratados en los sectores que van a afrontar un mayor crecimiento, en especial el turismo. Para ello se volverán a contratar a inspectores de la Península para que se desplacen este verano a Baleares, para que analicen la situación laboral de los trabajadores de las islas. «La recuperación económica deberá ir ligada a los horarios de trabajo, cumpliendo las condiciones laborales pactadas», señaló ayer el conseller de Treball. 

En el último año la Inspección de Trebajo del Govern ha realizado casi 14.000 inspecciones, detectando numerosas infracciones laborales, que se han traducido en propuestas de sanción de más de dos millones de euros. Los inspectores centran sus esfuerzos sobre todo en detectar si los empleados contratados cumplen el horario o se ven obligados a realizar más horas de las pactadas. Este incumplimiento del horario no sale gratis para el empleador, como demuestra que Inspección ha detectado 185 infracciones, con una propuesta de sanción de 252.000 euros. Y al mismo tiempo que se sancionaba al empresario, también se ha beneficiado a los empleados explotados, que en conjunto consiguieron recuperar casi medio millón de euros en salarios no cobrados. El conseller señaló que en Baleares existe un abuso de la contratación temporal, que genera una mayor precariedad laboral y un mayor número de accidentes. Así, según el informe, gracias a este control sobre la contratación se han revisado casi 12.000 contratos y se ha conseguido que 3.314 de ellos se conviertan en indefinidos. Casi el 30% de estos contratos eran fraudulentos. Iago Negueruela explicó que está prohibido firmar contratos temporales para cubrir un puesto de trabajo estructural, ya que deben cubrirse con empleados fijos, o fijos discontinuos. Detalló que estos trabajadores temporales, durante los meses de pandemia, se han quedado sin cobertura social, dado que no fueron llamados para cubrir la temporada. Otro de los proyectos que se ha marcado la conselleria de Trebajo es aumentar la vigilancia sobre los esfuerzos musculares que tienen que sufrir los trabajadores para cumplir su responsabilidad laboral. Este control se centrará sobre todo en el sector de la construcción y en especial en las camareras de pisos que trabajan en los hoteles, que vienen denunciando desde hace tiempo el sobreesfuerzo que se ven obligadas a realizar durante su horario laboral. Este control de la salud de los empleados también se extenderá a las residencias, a los centros de día, a las trabajadoras de la limpieza y a los empleados de los supermercados. 

La Inspección, que en el último ejercicio ha visitado 1.937 empresas en Balears, ha colaborado también en el control de empresas que se acogieron a los Erte.

Compartir el artículo

stats