Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aena pretendía obligar a pagar a sus inquilinos hasta por caída de meteoritos

El gestor aeroportuario quería imponer causas extraordinarias «leoninas» a sus operadores de tiendas y restaurantes, finalmente retiradas

Un pasajero en la terminal aeroportuaria.

Visto el fiasco que ha supuesto para las cuentas de Aena la irrupción de la pandemia que, al igual que todo el sector turístico, llegó a paralizar su actividad —no prevé la recuperación del tráfico aéreo previo a la crisis hasta 2025 o 2026— el gestor aeroportuario pretendía este año guardarse las espaldas de cara a futuras catástrofes. Por ello en los nuevos pliegos de condiciones generales para la licitación de locales comerciales la empresa semipública había incluido una cláusula de «condiciones leoninas». Pretendía hacer cumplir el pago de las rentas ante circunstancias extraordinarias tales como terremotos, erupciones de volcanes, caídas de meteoritos, terrorismo, epidemias... Finalmente, ante las quejas de operadores que explotan sus negocios en las terminales Aena ha renunciado a sus pretensiones.

El gestor aeroportuario incluía terremotos, maremotos, epidemias, terrorismo, sedición, estados de alarma...

decoration

«Han sacado concursos con condiciones leoninas», critica Manuel Zea, presidente de la Asociación Española de Operadores Comerciales de Aeropuertos (Aeoca). El empresario se refiere a un expediente de octubre pasado en el que la División de Contratación Comercial de Aena incluyó en el pliego jurídico de condiciones generales una cláusula por circunstancias extraordinarias en la que dictaba que el arrendatario debería responder con las obligaciones económicas previstas en el contrato, «incluido el pago de las rentas» a pesar de verse limitada la actividad aeroportuaria ante fenómenos de la naturaleza como «terremotos y maremotos, inundaciones extraordinarias, erupciones volcánicas, la tempestad ciclónica atípica y las caídas de cuerpos siderales y aerolitos».

También se citaban fenómenos «ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición, motín y tumulto popular», así como «hechos o actuaciones» de las Fuerza Armadas y Cuerpos de Seguridad «en tiempos de paz», «los que tuviesen su origen directo o indirecto en crisis o emergencias médicas o sanitarias, tales como brotes epidémicos, epidemias o pandemias» y también «aquellas situaciones que pudieran determinar la declaración de los estados de alarma, excepción o sitio».

Aena pretendía no dejar nada al azar para seguir cobrando las rentas a sus inquilinos. «Era ilegal», dice Zea.

El pasado día 10 de noviembre el gestor publicó de nuevo el pliego jurídico modificando «la cláusula 22». Ahora dice: «No aplica. Dejada intencionadamente en blanco».

Compartir el artículo

stats