Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio anuncia un Black Friday con menos descuentos y más breve

Se señala que los últimos modelos de primeras marcas tecnológicas no verán su precio rebajado por la falta de existencias

El comercio prepara un Black Friday con descuentos moderados. B.Ramon

La campaña del Black Friday de este año va a ser «descafeinada», según palabras del presidente de la patronal Afedeco, Toni Gayà. Porque si en algo coinciden él y el resto de representantes del sector consultados es en que los descuentos que se van a aplicar durante la próxima semana van a ser más limitados que en ediciones anteriores salvo en algunos productos ‘reclamo’, y en que las jornadas en las que se van a rebajar los precios van a ser más limitadas que en los años previos a la pandemia. Estas apreciaciones son compartidas tanto por pequeñas como por grandes empresas, que lamentan la escasez de producto debido al cuello de botella en el transporte y la producción, y la negativa de los fabricantes a mejorar sus precios para desprenderse de un stock que este año es inexistente.

En el caso de los descuentos previstos por el comercio tradicional, tanto Gayà como los presidentes de la patronal Pimeco y de la asociación de Jaume II, Antoni Fuster y Pedro Mesquida respectivamente, coinciden en señalar que éstos no sobrepasarán el 20% salvo en casos muy excepcionales, lejos de algunos 50% vistos en ediciones anteriores.

Además, se pone de relieve que la mayoría de los pequeños establecimientos solo aplicarán estas reducciones en los precios durante el ‘viernes negro’, día 26; el sábado siguiente y, con carácter más excepcional, durante el lunes día 29, por la celebración del Cyber Monday, sin adelantarlas al lunes 22 como otros años. No se espera que estas tiendas estén activas durante el domingo 28 pese a estar incluido en el calendario de festivos con apertura autorizada.

En el caso de las grandes superficies, se apunta la aplicación de descuentos algo más altos, pero también lejos de la agresividad de otros años. Por ejemplo, El Corte Inglés plantea aplicar reducciones de precios del 30% en confección a los consumidores que cuentan con su tarjeta de compras entre el lunes 22 y el miércoles 24, para extenderlos a la totalidad de su clientela del jueves al domingo.

Se añade que durante el jueves y ‘viernes negro’ se podrían entregar también bonificaciones para rebajar todavía más el precio final de las compras que se hagan el sábado y el domingo (los grandes sí abrirán este último día) con el fin de promover que la clientela repita su visita a sus instalaciones de Palma durante más jornadas. En el caso del Cyber Monday, se potenciarán las ofertas por internet.

Menos ofertas ‘tecnológicas’

Además, desde el sector comercial se subraya que en esta ocasión previsiblemente no se rebajará el precio de los productos tecnológicos ‘estrella’ como los últimos modelos de dispositivos móviles y consolas, dada la escasez de los mismos, hasta el punto de que en algunos de ellos se registran listas de espera.

Cuando se plantean las causas que llevan a que la campaña de este año se califique de «menos agresiva» que en otros ejercicios, el actual contexto de escasez de algunos productos se apunta como el principal motivo.

Así, se indica que los fabricantes cuentan en este año con menos stock y se están negando a aceptar reducciones en sus precios que permitan al comerciante aplicar descuentos más importantes sin poner en riesgo su margen de beneficio.

Además, la falta de algunos productos hace que en las tiendas se prevea un volumen de prendas que pueda que dar sin vender mucho más reducido que el de otros años.

Desde algunos establecimientos, incluidas las grandes superficies, se añade que la meteorología de los últimos días está favoreciendo también la adquisición de ropa de abrigo. Así, a la vista de que el consumo está mejorando, se reconoce que la necesidad de incentivar las ventas con fuertes descuentos es menos notable que en otras campañas del Black Friday.

Bonos municipales

Hay otro factor que explica que el comercio, en este caso de Palma, tenga una menor urgencia para reactivar ventas durante estas fechas, y ha sido la buena respuesta que han tenido los bonos que el Consistorio ha creado para descontar 20 euros por cada 35 de compra realizados en los establecimientos del municipio, según ponen de relieve los presidentes de Afedeco y de Pimeco, y ello a pesar de que noviembre no es tradicionalmente un mes positivo en materia de consumo hasta que se llega a la campaña del ‘viernes negro’. Se añade que quedan bonos por gastar, que previsiblemente se harán efectivos durante los próximos días.

Optimismo moderado ante las ventas de los próximos días

Desde el sector comercial se reconoce que se está registrando una reactivación de las ventas respecto al pasado año, lo que hace que exista un optimismo moderado respecto a la evolución que el consumo va a mostrar a lo largo de los próximos días. Aunque se insiste en que no se va a llegar a los niveles de 2019, el presidente de Afedeco, Toni Gayà, reconoce que «hace seis meses hubiéramos firmado por estar como ahora», ante los miedos que existían respecto a la evolución de la pandemia durante el presente ejercicio.

Compartir el artículo

stats