Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Hay que restringir ya la movilidad social de los no vacunados»

El internista jefe de la Rotger respeta su decisión de no inmunizarse pero aduce que la sociedad tiene derecho a aislarlos para protegerse

El doctor Javier Garau realiza una precisión durante su conversación con este diario. | GUILLEM BOSCH

Si el lunes eran dos microbiólogos los que abogaban por solicitar el pasaporte covid para poder entrar en bares, restaurantes, teatros y cines como medida para frenar la expansión de la covid-19 en la que nos encontramos, ayer era el doctor Javier Garau, jefe de Medicina Interna de la Clínica Rotger, el que se pronunciaba en el mismo sentido.

Ante la imparable subida de casos en el norte de Europa y la pérdida progresiva de la inmunidad de la vacuna en los inoculados más tempranos, este internista aconseja al Govern que adopte dos medidas de forma inmediata, mejor hoy que mañana. A saber, impedir la movilidad social de los no vacunados exigiendo el pasaporte covid para acceder a cualquier recinto público y comenzar a poner la tercera dosis de recuerdo a los colectivos más expuestos sin olvidarse de los sanitarios.

Estas dos acciones permitirían, a su juicio, evitar tener que pasar otras navidades marcadas por la covid-19, con restricciones de aforos tanto en bares y restaurantes como en los propios hogares.

Sabedor de las encontradas reacciones que va a provocar su reclamación de «aislar socialmente» a los no vacunados, el doctor Garau contrapone que si bien respeta su decisión de no inocularse, ellos también deberían respetar el derecho de la sociedad a protegerse y a evitar que estas personas la pongan en peligro de otro repunte. «En Amsterdam ya han decidido prohibir toda actividad social y las fiestas para el día de Nochevieja», apunta.

Preguntado ya para zanjar el tema si esta es la única medida, junto a la dosis de recuerdo vacunal, que adoptaría para frenar la expansión vírica, el experto subraya que «de entrada, sí. A ver si es suficiente».

«Europa es, en estos momentos, el epicentro mundial de la pandemia, sobre todo en las dos últimas semanas. Están teniendo millones de casos y países del norte del continente como Alemania, Polonia, Inglaterra, Francia u Holanda ya registran incidencias acumuladas a 14 días de 300 y 400 casos por cien mil habitantes», señala este experto, que achaca la diferente evolución de la pandemia en esas naciones con respecto a lo que ocurre aquí a las mayores tasas de vacunación de este país.

"Pondría la tercera dosis a todos los mayores de 40 para acabar con la pandemia esta primavera"

decoration

Y no atribuye ese mayor crecimiento exponencial de los nuevos contagios a las temperaturas más gélidas que soportan los ciudadanos de esos países en este tránsito hacia el invierno, sino a que este frío ambiental fuerza a las personas a congregarse en recintos cerrados donde el virus se propaga con mayor facilidad.

Esta situación en Europa va a provocar que en Balears, al menos durante las próximas dos semanas, el número de nuevos contagios van a seguir subiendo si no se adoptan nuevas restricciones, augura el internista. «Hoy (por ayer), tenemos una incidencia de 114 casos que dobla los 60 que teníamos hace dos semanas» apunta para dar credibilidad a su pronóstico. «Estamos a cinco semanas de la Navidad y si queremos llegar tranquilos a esas fiestas, el Govern debería actuar ya, ahora», urge.

Esperar, una estupidez

Con respecto a la dosificación de la tercera dosis de la vacuna covid, Garau señala que, teniendo los fármacos en la nevera, «es estúpido esperar. A nosotros (los sanitarios), nos vacunaron hace ya muchos meses y las vacunas ya están perdiendo eficacia», señala este profesional que estima que por esta pérdida la inmunidad de grupo también se resiente y, advierte, a menos protección, más posibilidad de que los vacunados puedan acabar desarrollando también una enfermedad grave.

Por ello, el internista aboga por poner la tercera dosis de recuerdo a toda la población mayor de cuarenta años con el objetivo de que en la próxima primavera al menos este país ya se vea libre de esta interminable pandemia.

Compartir el artículo

stats