Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Queridos Reyes Magos: traedme el juguete que podáis

El comercio teme que la escasez de algunos productos se agrave en diciembre y muchos consumidores están adelantando sus compras

La preocupación se centra en la reposición de las existencias. | DAVID REVENGA

Las cartas que los niños escriban estás Navidades a los Reyes Magos y a Papá Noel van a tener que incluir una lista de ‘juguetes suplentes’, porque sus deseos no siempre van a poder verse satisfechos. Los establecimientos comerciales, grandes y pequeños, señalan que ya comienza a haber escasez de unos pocos productos, pero temen que el problema se agrave a mediados de diciembre, ante la dificultad para reponer existencias a medida que éstas se agotan en los estantes. Este hecho, que comienza a ser conocido por los consumidores, explica que muchas familias estén optando por adelantar sus compras sin esperar a fechas más tradicionales como el Black Friday o el Puente de la Constitución, lo que lleva a pronosticar al sector comercial que este mes de noviembre se saldará con una facturación en el campo de la juguetería que superará la de 2019, antes de la pandemia. Pero además se está detectando otro fenómeno: la aparición de un ‘mercado negro’ de algunos productos que escasean a través de internet, especialmente las consolas de último modelo, y con unos precios muy superiores a los oficiales.

El producto que en estos momentos presenta más dificultades para su compra y que ya genera listas de espera son precisamente los citados últimos modelos de consolas, como la PlayStation 5 o las Xbox Series X. Pero esta situación comienza a darse también, aunque sea de forma muy puntual, sobre juguetes de carácter más clásico. Desde el sector comercial se insiste en que en estos momentos hay stock de producto al menos para un mes, salvo casos muy concretos, de ahí que el temor se centre en si habrá posibilidad de reposición a partir del 15 de diciembre en el caso de que algún modelo se acabe.

Desde los establecimientos con este tipo de producto se reconoce que hay algunas existencias que ya comienzan a dar señales de agotamiento, como los Pokemon, «que vuelan y resultan muy difíciles de reponer», las figuras de Paw Patrol (conocidas también como la Patrulla Canina), o los dinosaurios de Jurasik World que comercializa Mattel y que se sirven «con cuentagotas». De esta última firma, también se prevén problemas con sus Hot Wheels (miniaturas de coches), especialmente a la hora de reponer existencias, al haber cerrado sus ventas hace algunos meses.

Problema en primeras marcas

A la hora de facilitar la lista de productos para los que se prevén más problemas, se pone de relieve que se trata de primeras marcas, que son las que registran una mayor demanda y que sufren con mayor dureza el cuello de botella que se ha generado en su distribución.

Hay que tener en cuenta que incluso empresas nacionales líderes, como Famosa, han trasladado una buena parte de su producción a países asiáticos, con un peso muy importante de China, lo que hace que se vean muy afectadas por la crisis que se ha generado en el transporte marítimo.

En cualquier caso, la preocupación de los empresarios es que a medida que se vayan agotando las existencias resulte difícil realizar las reposiciones, y ahí la lista de productos que pueden tener problemas a partir de mediados del próximo mes se amplía.

Entre los ejemplos se señala el caso de algunos juguetes con una fuerte demanda, como los Bebés Llorones de IMC, cuyos últimos modelos ahora comienzan a escasear a la espera de que se pueda recibir nuevo material a lo largo de diciembre; una buena parte de los juguetes de Bizak para los que ya se han cerrado las ventas y se cuenta solo con el stock disponible en los almacenes, por lo que se teme que pueda producirse escasez en casos como los coches dirigidos por radiocontrol o en juegos de mesa; o algunos peluches interactivos.

La preocupación de los comerciantes mallorquines se extiende también a algunas muñecas de la marca Famosa, pese a que esta firma se ha comprometido a servir todos los pedidos, aunque sea con algo de retraso.

También existe incertidumbre sobre las existencias de primeras marcas como Lego o Playmobil respecto a si se podrán realizar nuevas entregas a medida que se vaya agotando el stock existente.

Un aspecto que se destaca es que la pandemia y los confinamientos hicieron que uno de los productos estrella del pasado año fueran los juegos de mesa, con casos en los que se agotaron durante los días previos a Navidad, y la duda radica en si este año la demanda alcanzará niveles similares o se suavizará. En este apartado se incluyen los tableros de ajedrez, cuyas adquisiciones se multiplicaron tras el éxito de la serie televisiva Gambito de dama.

Ahora las jugueterías se preguntan qué juguetes se convertirán en la estrella de las próximas fiestas, porque es algo que todavía no se tiene claro. Un aspecto que se recuerda es que cada año hay entre cinco y diez juguetes que se agotan al registrar una inesperada demanda, y no se oculta el miedo existente a que, ante los problemas para reponerlos, esta situación se produzca estas Navidades con una cifra mucho más elevada y alcance a varias decenas de modelos.

En cualquier caso, las jugueterías consultadas insisten en que hay producto suficiente para garantizar que los niños de las islas van a poder contar con un regalo durante la Navidad, aunque tal vez no el que ellos han pedido en su carta a los Reyes Magos o a Papá Noel.

En este sentido, se destaca que este problema puede beneficiar indirectamente a la industria juguetera nacional que fabrica en España, al ser la que lo tiene más fácil para reponer existencias en el caso de que esté en condiciones de elevar su producción.

Compras anticipadas

La crisis de suministros está teniendo ya un efecto colateral, como son las primeras colas en algunos establecimientos ante la pretensión de los padres de adelantar las compras de juguetes para asegurarse de que se dispone de existencias.

Eso lleva a pronosticar al sector que este mes de noviembre va a cerrarse con un volumen de facturación superior al que se dio en las mismas fechas de 2019, y ello a pesar del lastre que supone el no disponer de los últimos modelos de consolas.

Esta última situación ha generado un fenómeno adicional, y es la aparición de un ‘mercado negro’ con la comercialización de los productos más escasos a través de internet y a un precio que supera al oficial que se aplica en el comercio legal.

Este problema ha llevado a algunas grandes empresas a racional la venta de los últimos modelos de la PlayStation o de Xbox, aceptando la entrega de una única unidad por cliente, para evitar compras masivas para su posterior reventa por la vía antes señalada.

En cualquier caso, se señala que en el comercio legal, la citada escasez no va a conllevar un encarecimiento de los juguetes, dado que su precio está pactado desde hace meses.

Para los más necesitados

Las familias en una situación económica más vulnerable van a poder contar con juguetes para los niños, dado que tanto Cruz Roja como Cáritas disponen de existencias para atender esta demanda de ayuda, que este año se prevé tan intensa como en 2020, según se señala desde estas organizaciones.

En el caso de Cruz Roja, que entrega juguetes nuevos, se destaca que cuenta desde el pasado verano con una importante remesa de juguetes gracias a una donación, y que además ésta se siguen ampliando con nuevas adquisiciones a lo largo de estas fechas.

Se recuerda que los juguetes que esta organización regala suelen ser de carácter didáctico o juegos de mesa, que no se encuentran tradicionalmente entre los más demandados. El objetivo de esta campaña es que todos los niños puedan disponer de la ilusión de un juguete, pero no suministrar aquellos que se enmarcan en la alta gama como las consolas.

La situación de Cáritas es especial, dado que lo que entrega son juguetes de segunda mano que han pasado por sus talleres de reinserción laboral, por lo que no depende de la nueva producción de los últimos modelos, sino de las donaciones que se hacen de un material ya disponible. Lo mismo se hace con su taller de bicicletas.

Por ello, va a disponer como cada año de juguetes para las familias con problemas económicos que lo soliciten, al margen de existencias limitadas que puedan darse en el comercio, al tiempo que también los va a vender a un precio módico en los puntos que tiene para ello.

Compartir el artículo

stats