Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca celebra hoy el centenario del Partido Comunista

«En 1968 vive una reactivación gracias a una nueva generación de activistas», recuerda David Ginard

Los comunistas no llegaron al 5% de los votos en Balears en 1977.

El Partido Comunista de las Islas Baleares (PCIB) celebrará hoy en la sede Comisiones Obreras de Palma (12:00 horas) el centenario de la organización en un acto que repasará sus orígenes, su influencia en la proclamación de la Segunda República, la Guerra Civil, la represión del franquismo y su papel en la construcción de la democracia.

El periodista y exsecretario del PCIB, Antoni Maria Thomas, es uno de los invitados que intervendrá. Militó en la clandestinidad entre 1968 y 1973, cuando abandonó Mallorca para continuar con su activismo político en Madrid hasta 1980, cuando regresó a la isla y puso fin a su militancia. «Entré a través del PSUC de Cataluña. Vinieron a Mallorca, donde trabajaba en prensa, me contactaron y decidí entrar. Era totalmente clandestino, en la isla había habido detenciones de militantes en 1963 y 1965. Sabíamos que había un serio peligro de caer en manos de la policía», explica Thomas.

«Viví la Transición en Madrid, donde me integré en un grupo de periodistas que o militaban, o simpatizaban con el Partido Comunista. Durante aquellos años hubo varias detenciones de compañeros, fue muy duro», recuerda este periodista.

David Ginard, profesor titular de Historia Contemporánea de la UIB, recuerda el despertar del Partido Comunista en Mallorca en las época en la que Thomas se unió a él. «En los años cincuenta y sesenta tuvo una actividad muy reducida, pero a partir de 1968 conoce una reactivación protagonizada por una nueva generación de activistas que no habían vivido la Guerra Civil», explica.

En 1977 llegaron las primeras elecciones, y también una decepción. «Los resultados electorales fueron muy discretos, en Balears no llegaron al 5% de los votos. Sólo en algún pueblo como Capdepera se acercaron al 10%. Visto en perspectiva, seguramente los resultados no fueron tan desastrosos —eran mejores en cualquier caso que los que tenían en la Segunda República—. El problema es que sus expectativas estaban muy hinchadas. Teniendo en cuenta que habían sido legalizados dos meses antes y con una población sometida 40 años a adoctrinamiento franquista y en una sociedad como la mallorquina, sin demasiadas concentraciones industriales, era lógico que su implantación fuera modesta», destaca Ginard.

El historiador Antoni Tugores recuerda la represión sufrida en Manacor. «Los comunistas fueron duramente represaliados, dejaron a muy pocos vivos. Solo tengo constancia de uno que volvió al pueblo, Julià Frau Adrover. Lo hizo en 1953 después de estar preso en Burgos. Lo habían detenido en Menorca y en 1939 lo juzgaron lo condenaron a prisión. Es uno de los pocos supervivientes en Manacor, a la mayoría los mataron. Otros se fueron y no volvieron», explica Tugores.

Ya en democracia Miquel Sunyer y Joan Rosselló —«dos comunistas confesos»— fundaron el comité de Son Coletes en 1984. «En aquellos años no se pedía levantar las fosas porque existía la creencia, además muy generalizada, de que ya no quedaba nadie enterrado porque los franquistas las habían vaciado. La gente mayor decía ‘han fet net’. Y sí que limpiaron muchas fosas, pero otras no, y es donde estos años están encontrando restos. Pero esos restos son solo una pequeña parte de lo que hubo», subraya este historiador.

‘Nosaltres els vencedors’ se proyectará con público

Nosaltres els vencedors, documental dirigido por Antoni Maria Thomas, se proyectará por primera vez con público el próximo martes en el Centre de Cultura de Sa Nostra de Palma. «Habla de los vencedores, de los represores, a partir de historiadores y de testimonios de familiares que han querido participar», explica el historiador Bartomeu Garí. Este documental es el reverso de Nosaltres els vençuts, que también dirigió Thomas, y contaba la represión a través de las víctimas. «Entonces fue fácil encontrar testimonios. En esta ocasión ha habido familiares de aquellos represores que no han querido aparecer», señaló Garí.

Compartir el artículo

stats