Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CES señala que la crisis de suministros frena la recuperación balear

Rafael Ballester defiende la necesidad de replantear el modelo de producción de las islas debido a que el actual «está fatigado»

El durísimo recorte en la llegada de turistas explica el desplome balear en 2020. | M. MIELNIEZUK

La crisis derivada del cuello de botella en la entrega de suministros es un elemento que frena la reactivación de la economía de Baleares y que puede hacer que se tarde más tiempo del previsto en recuperar los niveles de riqueza que las islas generaban antes de la pandemia, según señaló ayer el presidente del Consell Econòmic i Social (CES), Rafael Ballester. En cualquier caso, añadió que la aparición del coronavirus puede ayudar ahora a replantear un modelo de producción que en su opinión «está fatigado», rebajando la dependencia que actualmente se tiene de la actividad turística.

Ballester subrayó que las demoras que se están registrando en la llegada de materiales y productos al archipiélago se deben a un problema de ámbito internacional que no puede ser solventado desde Baleares, pero insistió en la oportunidad que ahora se abre para alejarse del monocultivo turístico y diversificar la economía de las islas.

El presidente del CES hizo estas declaraciones tras la entrega al presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, de la memoria de 2020 que este organismo elabora. En ella se hace hincapié en que la economía balear fue durante el pasado año, y además con notable diferencia sobre el resto de autonomías, la más afectada por la covid-19, al registrar una caída del 21,3%, prácticamente el doble de la media española, de un 11,3%.

Hay un dato sobre el que tanto Ballester como la jefa de estudios de este organismo, Anna Grau, hicieron hincapié, y es la notable caída del producto interior bruto per cápita que ha sufrido Balears durante este siglo, acentuada durante la pandemia, de ahí que el primero pusiera de relieve la «fatiga» del modelo económico de las islas. Si en el año 2000 ese PIB per cápita balear era un 25% superior a la media nacional, en 2020 fue un 12% inferior, y se espera que al cierre del presente año se mantenga en torno a un 9% por debajo.

Por sectores, la caída más acentuada se produjo en los servicios, de un 25,1%, frente al 19,4% de la industria y el 12,3% de la construcción.

Por lo que respecta a los servicios, se destacó el desplome del 70,8% en la facturación de la hotelería, al igual que el recorte del 21% en el comercio o el 52,9% en el transporte. Para reforzar estos datos, se recordó que la cifra de turistas pasó de los 16,4 millones en 2019 a los 3,1 millones en 2020.

La difícil situación de las empresas y su necesidad de liquidez explica que el crédito concedido se elevara un 13,5%.

El CES subraya la constante pérdida de riqueza per cápita balear durante los últimos años

decoration

Más deuda pública

Por lo que respecta a las Administraciones públicas del archipiélago, se ha roto la tendencia descendente de los últimos años en su endeudamiento, que supone ya el 29,9% del producto interior bruto balear. En cualquier caso, se puso de relieve que las islas no es la autonomía en la que esa deuda pública creció más durante 2020.

Por lo que respecta al mercado laboral, se valoró la protección que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) han supuesto, cifrando el número de afectados por ellos durante el pasado año en 60.435.

De este modo, la gran caída se registró en los contratos temporales, de un 29,4%, frente al recorte del 2,1% en los contratos indefinidos.

Además, se puso de relieve que Baleares se ha situado como la autonomía con la tasa más baja de parados de larga duración, con un 23,1%, muy por debajo del 39% estatal.

La patronal PIMEM presentó ayer un balance del impacto que la falta de suministros y el aumento de los costes está teniendo en la práctica totalidad de los sectores económicos de las islas. Así, el presidente de su asociación de construcción, Antoni Garí, destacó que comienzan a paralizarse obras por el aumento de los precios.

En materia de moda, Miguel Ángel Mateu puso de relieve el encarecimiento de la materia prima y de la escasa estabilidad que generan los problemas de transporte.

El presidente de la asociación de distribución de productos petroleros de esta organización empresarial, Rafel Matas, destacó la previsión de que la cadena de suministros no se reactive totalmente hasta el segundo semestre del próximo año, al tiempo que apuntó un factor especulativo en toda esta situación ante la pretensión de recuperar el dinero perdido durante la pandemia. Añadió que el carácter insular de Balears hace que este problema la afecte de una forma más acentuada.

El presidente de la asociación de torrefactores de café, Toni Vallcaneras, advirtió del riesgo de que este producto se encarezca debido a los elevados costes del transporte, junto a la escasez de lluvias y de mano de obra en algunos países productores.

El presidente de la asociación de instaladores de puertas automáticas, Rafel Sotomayor, puso de relieve el impacto en su sector debido al encarecimiento de los materiales y de los carburantes.

Finalmente, en el campo de los servicios la asesora Maria Canals lamentó que haya mercancías que se queden sin embarcar, y subrayó los problemas de tesorería que se están generando en muchas empresas debido a los desfases entre el pago a las navieras y el cobro a los clientes.

Población

La que más aumenta

Balears ha sido la zona de España que más ha sufrido el impacto económico del coronavirus, pero ello no ha evitado que haya sido también la que ha seguido mostrando el mayor aumento de su población, con un 1,9% respecto a 2019, más del doble del 0,9% estatal. Hay un dato a destacar: el 24% de los residentes en las islas ha nacido en el extranjero, mientras que un 22% lo ha hecho en otra comunidad autónoma.


Calidad de vida

Crisis de la vivienda

Balears destaca por ser la autonomía en la que más difícil resulta acceder a una vivienda, al tener que dedicar un residente 14,4 años de su salario íntegro para pagarla, seguida de los 12 de Madrid. La Rioja aparece en cola con 5,5 años. Por otro lado, un 20,7% de los hogares de las islas se encuentran en riesgo de pobreza, un 36% no tienen capacidad para pagar gastos imprevistos, y un 51% tienen problemas para llegar a final de mes.


COVID

Más mortalidad masculina

Durante 2020 la cifra de mujeres que contrajeron la enfermedad (19.055) fue superior a la de los hombres (17.917), debido a que el personal sanitario está mas feminizado, pero la mortalidad fue más alta entre los varones, con una tasa del 0,6 por cada mil habitantes frente al 0,4 de las mujeres. La mortalidad masculina tuvo como primera causa los tumores malignos, frente a las enfermedades circulatorias en las mujeres.

Compartir el artículo

stats