Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Far: «Sabía que tendría presiones al asumir el cargo y no han sido agradables»

El director de la Oficina Anticorrupción apunta que no solo se va por el conflicto con el Govern: «Soy un técnico y no hay nadie imprescindible»

El síndico mayor, Joan Rosselló, dialogando con Jaume Far.

Jaume Far, en declaraciones a este periódico tras conocerse su dimisión con efectos a uno de enero de 2022, aseguró que su marcha de la dirección de la Oficina de Lucha contra la Corrupción no solo se ha producido por los conflictos con el Govern y las investigaciones que ha impulsado, especialmente la del Caso Vacunas. «No he dimitido por estos conflictos, sabía que tendría presiones al asumir el cargo de director». Sin embargo, acto seguido Far admitió que «las presiones no han sido agradables».

El director de la Oficina Anticorrupción restó importancia a su dimisión, asegurando que «yo soy un técnico y no hay nadie insustituible en este ámbito». Sobre su sustituto, Far pidió una persona independiente y recordó como algunos cargos de organismos de control en su toma de posesión han estado acompañados de la plana mayor de un determinado partido político. Se refería al síndico mayor de la Sindicatura de Comptes, Joan Rosselló, que el pasado mes de octubre fue renovado en su puesto.

Precisamente, la substitución de Jaume Far al frente de la Oficina Anticorrupción no será fácil. Deberán ponerse de acuerdo los tres partidos del Pacto en un nombre y contar con algunos apoyos externos al precisar 36 diputados. Además, la ley de creación de la Oficina de Lucha contra indica que no puede ser ninguna persona vinculada o afiliada a un partido político o sindicato.

Sobre su dimisión en enero, Far apuntó que el motivo es debido a que quiere concluir cerrando el ejercicio en la Oficina.

Reacciones a la dimisión

El portavoz del Govern, Iago Negueruela, se refirió desde Londres a la dimisión de Jaume Far. El también conseller de Modelo Económico eludió en todo momento hablar del enfrentamiento del Ejecutivo con la Oficina Anticorrupción. Se limitó a apuntar que desde el Govern valoran la puesta en marcha del organismo y sobre la dimisión «respetan las decisiones personales».

El portavoz del PP, Toni Costa, expresó su «sorpresa» ante la renuncia y recordó que los grupos que dan apoyo al Govern no han «defendido lo suficiente» el trabajo de Far: «En los últimos meses hemos visto actuaciones del PSOE que parecían dejar claro que sus investigaciones no les hacían mucha gracia».

Patricia Guasp (Cs): «No es algo que haya sorprendido. Instamos al Govern a dotar la Oficina de los recursos para que sea eficiente». Jorge Campos (Vox) pidió cerrar Anticorrupción y Josep Melià (El Pi) reclamó replantear el modelo del organismo. Més y Podemos agradecieron la labor de Far y recordaron la importancia de la lucha contra la corrupción.

Compartir el artículo

stats