Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios de Baleares advierten del alza de precios por la falta de producto

La falta de suministros se convierte en el tema más abordado en las reuniones de las patronales

Cliente realizando un pago con un tarjeta en un comercio. FERRAN NADEU

«La escasez de suministros está alcanzando a todos los sectores y ha alcanzado niveles muy preocupantes. Estamos ante una situación muy delicada», afirma el presidente de la patronal de distribuidores de alimentos y bebidas de las islas, Bartolomé Servera. El reflejo de esa alarma quedó constatado en el encuentro empresarial de Balears, Cataluña, Aragón y la Comunidad Valenciana celebrado el pasado jueves en Zaragoza, dado que este tema fue recurrente en las conversaciones mantenidas entre los asistentes, según apunta este representante empresarial.

Pero además, Bartolomé Servera añade un elemento que agrava esta situación, y es que la falta de producto, en este caso vinculado al sector de los alimentos y las bebidas, está provocando una subida de los precios, que en algunos casos, como es el de los lácteos, está alcanzando el 15%.

La escalada en el valor de estas mercancías, según señala este representante empresarial, hace que en las negociaciones que ahora comienzan para el suministro de alimentos a la planta hotelera de Mallorca durante 2022 se vean dificultades ante la imposibilidad de acordar un precio para las entregas de la próxima temporada turística, de forma que los compromisos se limitan al volumen de las mercancías a aportar, pero no al valor que éstas van a tener en el momento de la entrega. Según Servera, este problema hace difícil para el sector turístico estimar a su vez los precios que va a poder aplicar de cara al próximo verano a sus clientes.

La escasez de estos productos no está relacionada únicamente con la mayor o menor disponibilidad del alimento o bebida en cuestión, sino que en ocasiones se explica por la carencia del material para sus envases, como podría ser el vidrio en el caso del vino, lo que explica que la falta de suministros esté alcanzando unos niveles tan extendidos, según se pone de relieve.

La incógnita navideña

Como también sucede con otro tipo de mercancías, Bartolomé Servera apunta que la gran incógnita en estos momentos es cómo impactará este problema en la disponibilidad de algunos alimentos durante la campaña navideña, y los precios que se podrán alcanzar en un momento en el que la demanda se eleva considerablemente, aunque este representante empresarial considera que los productos más tradicionales, como turrones o bebidas espumosas, no van a sufrir un problema de escasez por cuanto ya están elaborados por estas fechas.

Compartir el artículo

stats