Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Black Friday va a sufrir una fuerte escasez de últimos modelos de primeras marcas en Mallorca

El comercio mallorquín afirma que hay listas de espera para el iPhone 13, Play Station 5, Xbox Series X o calzado deportivo como Nike

Los comerciantes admiten su preocupación ante el Black Friday.

El próximo Black Friday va a quedar marcado por una escasez de productos considerados ‘estrella’, como los últimos modelos de marcas tecnológicas como Apple, Samsung, Sony o Microsoft, pero también de calzado deportivo como Nike, bicicletas como Cervelo o de algunos electrodomésticos. Porque el cuello de botella que existe ya en estos momentos, con un volumen de pedidos que supera ampliamente la disponibilidad existente, está siendo especialmente intenso en la alta gama, con un coste de miles de euros para los establecimientos que se encuentran sin existencias para poder atender a todos sus clientes. «Si tuviera 500 unidades de la Play Station 5 en mi tienda, las agotaría en dos días, pero el problema es que lo que tengo es una lista de espera para esta consola», señala un comerciante de la isla. A lo que se suma una preocupación adicional en el sector, y es la posible falta de juguetes para la campaña navideña: «Nuestro miedo es cómo estaremos el 20 de diciembre para poder atender la demanda para los regalos de los niños para Navidad y Reyes», se lamenta.

Hay un punto en el que coinciden los empresarios consultados, y es que los mayores cuellos de botella, con largas listas de espera para poder atender a la demanda, es especialmente intenso en la alta gama, o lo que es lo mismo, en los modelos más caros dentro de cada rama. Como ejemplo, algunas tiendas especializadas reconocen que tienen lista de espera para conseguir el nuevo iPhone 13, especialmente en el modelo de mayor capacidad, pero lo mismo puede decirse de otras marcas de alto valor, como Samsung, algo que va más allá de la telefonía para extenderse a las tablets o a los ordenadores

Lo mismo sucede con consolas como la mencionada Play Station 5 o la Xbox Series X; calzado deportivo como lo último de Nike; bicicletas de grandes marcas como Cervelo y Argon, con modelos cuyo precio puede superar los 5.000 y los 8.000 euros; o algunos electrodomésticos de última generación.

La tormenta perfecta

Desde el sector se lamenta que se haya dado un cúmulo de factores que han provocado una ‘tormenta perfecta’ en este campo, como ha sido la escasez de semiconductores en el caso de la tecnología, unos ritmos de producción que no se han reactivado a medida que se ha ido superando la pandemia al mismo ritmo que el consumo, y el colapso en muchas vías de distribución. Incluso se está registrando escasez de productos como el cartón, empleado para el embalaje en la distribución y, muy importante, para el reparto en las ventas por internet.

En este sentido, desde el comercio mallorquín se destaca precisamente que las listas de espera son más acentuadas en los modelos más novedosos y más caros, con el problema de que su demanda se acentúa muy especialmente de cara al Black Friday, aprovechando los descuentos que se aplican tradicionalmente durante esta campaña de ventas, que se ha convertido en el pistoletazo de salida para la adquisición de los regalos navideños.

Desde el sector se reconoce su temor a que este año los fuertes ingresos que tradicionalmente se consiguen durante esas fechas (hay que recordar que por eso se ha incluido entre los festivos con apertura comercial el posterior a la celebración de este ‘viernes negro’, el 28 de noviembre) se vean notablemente reducidos por la falta de producto, lo que puede suponer la pérdida de «miles de euros» para las tiendas de las islas.

Pero hay otro factor que se destaca desde el comercio tradicional, como es que la aplicación de descuentos tiene como objetivo desprenderse de una parte del stock existente.

Descuentos más limitados

Dado que en esta ocasión el problema es el contrario, es decir, la escasez de producto, desde el comercio tradicional se señala que previsiblemente la mayoría de los establecimientos no aplicarán en esta ocasión descuentos superiores al 20%.

Del mismo modo, desde el sector se indica que la aplicación de estas reducciones en el precio se limitará al viernes, sábado y lunes de la campaña en el caso de los pequeños, sin ampliarla más allá de esas fechas como en anteriores ocasiones.

Como se ha indicado, desde el sector comercial se da como seguro que este problema se va a mantener para el Black Friday, y existe un temor creciente a que alcance al conjunto de la campaña navideña, especialmente por lo que a juguetería se refiere pese a que en estos momentos queda stock de 2020, ya que hay algunas grandes marcas que ya están avanzando que no van a poder hacer frente a todos los pedidos que reciben hasta 2022.

Compartir el artículo

stats