Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern pide a Madrid «limitar» los cruceros en los puertos de Baleares

La Comisión Balear de Medio Ambiente, en sus alegaciones al Plan de Ordenación del Espacio Marítimo, también propone al Ministerio «restringir el tráfico de navieras» por la contaminación, así como «regular» de forma más contundente los fondeos de barcos recreativos

Dos de los megacruceros, que el Govern pide restringir, anclados en el puerto de Palma. | B.RAMON

El Govern ha pedido al Ministerio de Transición Ecológica que «limite» la llegada de cruceros a los puertos de Balears y «restrinja el tráfico de embarcaciones de línea regular y navieras» que navegan en aguas de las islas. Los argumentos de la Comisión Balear de Medio Ambiente, autor del informe, son la «elevada contaminación» que provocan, su afección sobre especies protegidas, el desastre natural que provocaría un posible vertido y que el puerto de Palma es uno de los más afectados de España por la contaminación de óxidos de azufre. Asimismo, pone como ejemplo el elevado tráfico marítimo entre Eivissa y Formentera.

La comisión Balear de Medio Ambiente, que preside Antoni Alorda, ha elaborado un informe de alegaciones al Plan de Ordenación del Espacio Marítimo de la Costa Levantino-Balear que está elaborando el Gobierno central. La competencia en litoral es Estatal y los informes del Govern no son vinculantes para el Gobierno.

El informe reclama al Ministerio que dirige la ministra Teresa Ribera que realice un estudio de capacidad de carga de cada una de las islas y, en función de esta información, «adoptar medidas para limitar el número de embarcaciones de crucero recreativo y limitar el tamaño de dichas embarcaciones». Todo ello en base a la necesidad de regular el nivel de contaminación por combustible del transporte marítimo que contiene óxido de carbono, de azufre y de nitrógeno. Aquí apunta que el puerto de Palma es uno de los más contaminados de España por óxido de azufre.

Medio ambiente señala también que «para preservar el Parque Natural de Ses Salines de Eivissa y Formentera consideramos que se deben reducir las frecuencias marítimas entre Eivissa y Formentera y limitar los atraques de navieras y cruceros en los puertos de La Savina y de Vila. En este sentido, el informe del Govern reclama al ministerio de Transición Ecológica que se declare el mar balear como Zona Marina Especialmente sensible (ZMES).

Regulación recreativos

El documento ambiental también apuesta por «la regulación del fondeo de embarcaciones» y solicita una «actuación integral eliminando infraestructuras de fondeo ilegal». Sobre la navegación recreativa recuerda que el espacio marino de Balears «se encuentra desde hace años saturado de puertos deportivos y fondeos que provocan efectos ambientales sobre la flora y la fauna protegida». En este apartado pone de ejemplo Eivissa y Formentera, así como algunas calas de la Serra de Tramuntana y el Sur de Mallorca durante el verano.

LAS CLAVES

  1. Cruceros y navieras Propone limitar y restringir los cruceros recreativos y las frecuencias de las navieras para reducir la contaminación.
  2. Alegación del Govern Medio Ambiente ha presentado alegaciones pidiendo la limitación de cruceros y la regulación de la navegación recreativa, pero su informe no es vinculante
  3. Contaminación El principal argumento del Govern es la alta contaminación por óxido de azufre y los efectos del excesivo tráfico sobre especies protegidas.

La arena de Banyalbufar

El Plan de Ordenación del Espacio Marítimo Levantino-Balear que elabora el ministerio de Transición Ecológica es el mismo que también contempla una zona de extracción de arena frente a la costa de Banyalbufar. La Comisión Balear de Medio Ambiente presentó alegaciones exigiendo al Ministerio de Transición Ecológica que la suprima. Lo que ocurre es que el plazo para alegar concluía el día 8 de septiembre y el documento del Govern llegó varios días tarde.

Antoni Alorda, presidente de la Comisión Balear de Medio Ambiente, apuntó que «en una materia tan sensible no puede haber un plazo tan limitado de 30 días y que incluya agosto». Alorda reconoció que prefirieron que las alegaciones pasaran por el pleno de la comisión antes de remitirlo a Madrid y ello alargó el plazo. «Confiamos que el Ministerio sea sensible y admita nuestras alegaciones en contra de esta zona de extracción de arena, una actividad que el Ministerio conoce de sobra nuestra postura contraria».

Compartir el artículo

stats