Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern se escuda en el empleo y mantiene su previsión económica

La tasa de paro se sitúa en el 10,5%

El Govern achaca el alza del empleo a la buena temporada turística. | G.BOSCH

El Govern no da un paso atrás y mantiene su previsión de que la economía de las islas crecerá este año un 11,6%, y un 12,1% durante 2022, pese al pronóstico mucho menos optimista que el BBVA Research publicó el miércoles respecto a que solo lo hará un 7,5% y un 8,4% respectivamente, y de que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) calificara de «muy poco probables» las estimaciones del Ejecutivo balear. El conseller de Trabajo y Modelo Económico, Iago Negueruela, defendió las estimaciones de su departamento, que calificó de «realistas», y señaló que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocidos ayer respaldan esa afirmación, al fijar para el tercer trimestre de este año un crecimiento del empleo balear del 6,3% respecto a las mismas fechas de 2020, y situar la cifra de personas ocupadas en las 610.200, muy cerca ya de las 619.700 de 2019, un crecimiento muy superior al 4,4% de la media estatal.

El conseller Negueruela y el director general de Modelo Económico, Llorenç Pou, pusieron de relieve que el archipiélago se ha convertido en el motor del empleo en España, dado que en relación al segundo trimestre de este año, ese aumento alcanza el 8,5%, el más elevado del país.

Este impulso se achacó a la buena temporada turística, y se esgrimió como reflejo de que la estrategia pactada con patronales y sindicatos para reactivar la llegada de visitantes durante este verano se ha demostrado acertada.

Otro reflejo de esta reactivación es que si la cifra de personas ocupadas ha crecido un 6,9% interanual, las horas trabajadas lo ha hecho un 14,8%, hecho que se explica por la creciente salida de trabajadores de los ERTE.

Por lo que respecta a la cifra de parados del archipiélago, la EPA la sitúa durante el tercer trimestre en los 72.100, con una reducción del 17,9% respecto a las mismas fechas de 2020, una bajada que duplica la media estatal, de un 8,2%.

Eso coloca la tasa de paro balear en un 10,5%, apreciablemente por debajo del 14,5% de la media española. Sobre este punto, se puso de relieve que queda margen para que ésta se reduzca aún más, dado que el pasado verano se cerró con una cifra de turistas que todavía no alcanza el que se conseguía antes de la pandemia.

Finalmente, se señaló que el 27,7% de las personas desocupadas de las islas está cobrando una prestación.

Impacto de las ayudas

El conseller insistió en que todos estos datos reflejan que la reactivación económica de Balears está siendo más potente que la estimada por BBVA Research, pero además indicó que quizás esta entidad no ha tenido en cuenta que en las islas ya se han pagado la totalidad de los 855 millones de euros en concepto de ayudas estatales, que suponen un 3% del producto interior bruto balear. Del mismo modo, señaló que la reactivación turística que se ha dado en el archipiélago ha sido más potente que la del conjunto del país, otro factor que según Negueruela respalda las estimaciones del Govern.

Las patronales CAEB y PIMEM y los sindicatos UGT y CCOO pusieron en valor la reactivación laboral de las islas, aunque la primera advirtió del riesgo de poner en marcha nuevas políticas laborales, y los sindicatos lamentaron la precariedad de muchos empleos.

Cambios en la legislación laboral

El conseller Iago Negueruela se declaró partidario de que la ministra Yolanda Díaz lidere la negociación para modificar la reforma laboral, pero opinó que en las mismas deben de participar otros departamentos, como el de Seguridad Social o Economía. En cualquier caso, subrayó que el modelo impulsado por el PP se ha demostrado fracasado, y esgrimió la necesidad de cambios que hagan primar los convenios sectoriales sobre los de empresa, que éstos recuperen la ultractividad y que se frene la temporalidad.

Compartir el artículo

stats